Al menos 13 personas han declarado en calidad de testigos por la muerte de dos recién nacidos en la Clínica Alemana, presumiblemente por la administración de un alimento parenteral producido por Redsana.

Según consignó La Tercera, cinco pertenecen al laboratorio y el resto a personal del recinto asistencial.

Ayer, en tanto, fue interrogada por un oficial de la Brigada de Homicidios Metropolitana de la PDI la químico-farmacéutica y directora técnica de Redsana, Carolina Ortiz.

La fiscal del caso, Caterina Pontarelli, no descartó que haya existido un contagio por una infección intrahospitalaria.

/gap