ANTES de empezar esta entrevista Alfredo Moreno aclara que prefiere no ahondar en los temas técnicos vinculados a su nueva casa: el Ministerio de Desarrollo Social (MDS), ya que aún está armando su equipo de trabajo y está pendiente una reunión con el actual titular de la cartera Marcos Barraza. El ex timonel de los empresarios reconoce que aceptó el desafío de volver a ser ministro porque siempre le han interesado los temas públicos y profundiza en el sello que intentará dar a su gestión, la que a su juicio podría ser clave para que Chile Vamos se mantenga en el poder por los próximos años.

¿Cómo se ha preparado para desempeñarse como próximo ministro de Desarrollo Social?

-El Presidente Sebastián Piñera quiere dar una gran relevancia a lo social a través del ministerio, pero también a través del rol que el ministerio pueda tener como coordinador de otras carteras en esta materia, incluyendo buscar la colaboración con el sector privado, con la sociedad civil y con las universidades. En segundo lugar, armar el equipo ha sido una tarea fundamental partiendo por los subsecretarios que acaban de ser designados. Tenemos tres subsecretarios de primer orden, expertos en el tema, todos menores de 40 años, con gran entusiasmo y conocimiento. Y ahora estamos armando el resto del equipo, que incluye tanto los que están en el ministerio como también lo que corresponde a los servicios que son dependientes.

¿Están viendo el nombramiento de los directores de servicios ligados a la cartera?

-Estamos iniciando eso. Mirar los servicios de manera tal de ver qué tenemos que hacer en cada uno de ellos.

¿Hay algún perfil?

-Los perfiles dependen de las circunstancias y del tipo de servicio del que estemos hablando. Para cada servicio estamos viendo cuál es su realidad, intentando conocerlo. Espero conocerlo más después de la reunión con el ministro Barraza y las subsecuentes que espero que existan. En cada uno de ellos, hay una realidad distinta en que hay que ver cómo se va a afrontar.

¿Va la reunión con el ministro Barraza este jueves?

-Sí, nos vamos a juntar el primero de marzo en la mañana. Quiero conocer el ministerio. Él tiene el conocimiento del ministerio, los planes en que está, el estado del presupuesto de los distintos servicios. En fin, todo lo concerniente a recibir la información para hacer más fácil hacerse cargo de esto el 11 de marzo. Es lo mismo que pasa cualquiera de los otros ministerios. El ministerio tiene múltiples programas y hay que conocer en qué situación está cada uno de ellos.

¿Y llega tardía esta reunión? Usted reclamó que no se habían podido reunir previamente.

-Lo importante es que vamos a tener la reunión. Me hubiera gustado tenerla antes, pero bueno si no era posible.

¿Tiene una evaluación previa de la gestión del ministerio en estos cuatro años?

-No quisiera referirme a lo que ha sido la gestión en estos años, porque no tengo la información total sobre este tema. Pero lo que me interesa es ver cómo seguimos adelante, cómo avanzamos. Esa es la principal preocupación para lo que hay que conocer cuál es la situación, cuáles son los recursos humanos, cuáles son los recursos económicos, cuáles son los programas que se están desarrollando, cuáles son las ideas que se han estado desarrollando en este tiempo.

¿Hay alguna bajada de la estrategia general de Piñera para el ministerio?

-El Presidente Piñera desde hace mucho tiempo está insistiendo en la necesidad de que haya crecimiento económico, pero el fin de ese crecimiento es que haya progreso, mejor calidad de vida, haya más oportunidades para las personas, sobretodo que no dejemos a nadie atrás. Entonces, la tarea que se quiere dar con este sello social es que cumplamos con esto, es decir, que no solamente trabajemos en el crecimiento económico, sino que sea un crecimiento económico que realmente se traduzca en todas estas cosas. Y dentro de eso, el Ministerio de Desarrollo Social tiene una tarea tanto en lo que le es propio como en lo que es el trabajo a través de otros ministerios y otros organismos del Estado que también hacen una labor social.

¿El hecho de meter al MDS en el comité político también tiene que ver con eso?

-Claro. El estar en el comité político por un lado es una manera de demostrar la importancia que se le quiere dar, pero también es poner el tema social como una de las variables muy relevantes de este comité que toma muchas decisiones importantes para el país.

¿Eso significa que el MDS va a tener una opinión mucho más vinculante en la mayoría de los proyectos que tenga que analizar el comité político?

-El ministerio siempre ha tenido toda una parte de evaluación social que ve la rentabilidad de los proyectos. Uno permanentemente tiene que estar mejorando las metodologías, pero eso ya está absolutamente implantado en el Estado. Es una muy buena práctica. Pero en las distintas decisiones que se toman, la idea es que el impacto sobre las personas y los grupos más débiles esté siempre muy presente. Y esa es nuestra tarea.

¿La institucionalidad del Ministerio de la Familia va a ir como una prioridad de los primeros meses?

-Es una prioridad, pero hay que ver cuánto tiempo se demora hacer ese proyecto para poderlo presentar. Es un proyecto que hay que mandarlo al Congreso y por el momento, nosotros nos tenemos que concentrar en hacer el proyecto.

¿Qué visión tiene del Convenio 169 OIT que tiene que revisarse?

-No es una tarea que se tenga que hacer ahora en el corto plazo, pero sin duda que hemos tenido complejidades en cómo opera. La mayor dificultad ha sido la falta de claridad de cómo se lleva a la práctica y estoy seguro de que cuando llegue el momento se trabajará sobre ese tema para ver de qué manera se puede tener la mejor mezcla de las dos cosas, es decir, de que las comunidades sean consultadas y por otro lado, que sea un proceso claro.

¿Y está en el escenario de que no se ratifique el convenio?

-No es un tema que hoy día esté sobre la mesa. Hoy Chile es miembro del Convenio 169 y tenemos que aplicarlo de manera que cumpla con sus objetivos y que sea un impulso para la actividad productiva y no lo contrario.

¿A qué se refería cuando dijo que la gestión del MDS era clave para la continuidad de la centroderecha en el poder?

-Ha habido en Chile, por muchísimos años, una creencia de que la gente de izquierda se preocupaba de la gente más pobre y de los que tenían más problemas, en cambio la derecha se ocupaba de los que tenían más recursos. Creo que hay que romper ese paradigma, eso no tiene ninguna relación con la realidad. La discusión debiera ser quién puede hacer mejor las cosas. La centroderecha cuando estuvo en el gobierno y ahora con mayor fuerza, su preocupación está en los que menos tienen. El progreso del país va para las personas que necesitan trabajo, que suban sus remuneraciones, para los pobres que no tenían posibilidades. Tenemos que dar esa discusión, esa lucha, con la opinión pública. Hay que hacer muy patente cuál es la estrategia que tenemos para trabajar en lo social, no sólo en el ministerio de Desarrollo Social, sino que en todos los ministerios, y que la gente pueda verificar cuán importante son estos elementos, cuán eficiente somos en poderlo hacer y pueda comparar. Esto es algo que será importante en el futuro de la centroderecha en la medida en que podamos mostrar que esa es una falacia como tantas otras.

¿Si se hace bien esa gestión en el MDS puede ser el impulso para una candidatura presidencial?

-Será una muy buena plataforma para que la centroderecha pueda hacia adelante tener una muy buena posibilidad de ser un contendiente serio en las elecciones. De manera tal que lo que se esté discutiendo no sea para donde están los intereses de cada cual, sino que sea sobre quién tiene las mejores maneras de hacer las cosas. Es decir, quienes son más eficientes y saben hacer mejor cada una de las cosas.

¿Le interesa seguir en el mundo político? Se habla de que usted ya es un presidenciable.

-Hoy no es el tiempo de las candidaturas, es el tiempo de tratar de inaugurar el gobierno, instalarse, hacerlo muy bien, trabajar con la gente, incluso con la oposición, trabajar con las personas que menos tienen, de manera tal de hacer una buena tarea. De la buena tarea saldrán todas las posibilidades para distintas personas y sectores. Discutir hoy sobre las candidaturas es entretención periodística.

Sucesor en la CPC: “Veo que todos quieren continuar con la línea que se hizo en el último año”

¿Cómo ve el debate que se está dando en la CPC sobre su reemplazo? Se está buscando entre alguien más cercano a las ramas históricas y un dirigente de renovación generacional.

-Veo una discusión diferente. Veo que todos quieren continuar con la línea que se hizo en el último año, eso me alegra. Creo que hay muy buenos candidatos y mucho interés, espero que se resuelva pronto porque se acaban los meses de vacaciones y la CPC tiene que seguir trabajando. En materias sociales hay cosas que podemos hacer en conjunto, así que mientras antes haya una persona que los represente, mejor. En el último año se avanzó mucho, así lo reflejan las encuestas. Durante mucho tiempo nos acercamos a un grupo con el que un año antes estábamos muy distantes, no había relación, incluso había un cierto antagonismo. Hoy están trabajando todos juntos, han hecho una muy buena labor. Creo que la ciudadanía además ha tenido una visión con elementos distintos de los que se veían hasta ahora. Este es un camino que tienen que seguir todas las instituciones en Chile, incluido el Gobierno, de mayor apertura, cercanía, transparencia. Ese camino se inició, pero hay que continuarlo y creo que no tiene fin, tiene que seguir hacia adelante.

¿De los candidatos que se conocen, Patricio Crespo, Alfonso Swett y Manuel Olivares, a cuál prefiere?

-No tengo candidato ni tampoco sé si esos son los candidatos totales que existen. Lo importante es que luego tengamos alguien que dirija la CPC y que como lo han dicho todos los que están postulando, continúen la tarea porque creo que está dando buenos frutos. Creo que es lo que necesita el sector de las empresas y ahora que estoy del otro lado, también necesitamos la colaboración de las empresas y el sector privado para sacar adelante algunos problemas sociales acuciantes que tenemos en el país.

¿En el MDS también va a impulsar una labor de renovación similar a la que hizo en la CPC?

-Son tareas distintas, pero algunos de sus principios son aplicables. Creo que hay que tener una cercanía con quienes tienen los problemas. Hay que primero escuchar y después resolver. Hay que partir entendiendo los problemas de parte de quienes primero lo sufren. En segundo lugar en temas como estos no sobra nadie, sino que hay que trabajar con todos y por lo tanto, no hay que mirar tanto el color de la camiseta. Hay una capacidad enorme en la sociedad civil, en el sector privado, hay muchos jóvenes que quieren participar. Creo que en las universidades hay una capacidad que no se ha utilizado en esta materia, también es bueno que los alumnos se expongan desde su época universitaria y estén cerca de los problemas sociales. El Estado está haciendo una tremenda inversión en los estudiantes y es bueno que ellos tengan conciencia de los problemas que tiene el país. Si lo pueden hacer que colaboren en trabajos voluntarios. Hay ciertos principios de lo que hicimos que son válidos en el Ministerio de Desarrollo Social y otros son distintos, el Estado es muy diferente al sector privado. Creo que el planteamiento que ha hecho el Presidente de poner un sello en estas materias sociales, convocando a todos los que quieran participar, me parece que esa es la solución más efectiva.

¿El fideicomiso ciego de su patrimonio ya está constituido?

-No. Estoy en eso. La ley obliga hacerlo sólo sobre los bienes en Chile, pero lo voy a hacer sobre los bienes en Chile y en el extranjero de la misma manera que lo hice cuando fui canciller.

¿Y va a tener uno o más administradores?

-Pienso que va a ser un solo administrador. Además, la ley establece que si uno tiene sociedades que también tienen bienes, también tiene que hacer fideicomiso ciego sobre esas sociedades. Así que probablemente no va a ser un solo fideicomiso ciego, pero va a ser un solo administrador. Es decir, puede ser que yo haga un fideicomiso ciego y una sociedad de mi propiedad haga otro, pero con el mismo administrador. Pueden que sean legalmente dos entidades, pero será lo mismo.

¿Lo va hacer nuevamente con ex IM Trust ahora Credicorp?

-Por eso te digo que lo estoy viendo. Pero mi intención es hacerlo de esa forma y si es posible, a pesar de que la ley da 90 días para constituirlo después de que uno asume, quiero ojalá tenerlo hecho antes de eso. Voy a hacer todo el esfuerzo para que antes del 11 de marzo ya esté hecho. De hecho, además, ya me he retirado de todos los directorios en los cuales participaba.

¿Cambio a política de compra de tierras? “Tenemos que estudiar todo el tema de La Araucanía”

Usted se reunió la semana pasada con los gremios de La Araucanía. ¿Qué temas en específico abordaron?

-Me junté con empresarios, con comunidades mapuches, con la Asociación de Municipalidades, con alcaldes Mapuches, con representantes de las víctimas de atentados, con los transportistas, con el Arzobispado y con los senadores de la zona, es decir, intenté ser lo más amplio. A todos les dije que las puertas del ministerio estaban abiertas para convocarlos. La intención no es otra que conocer de primera fuente cuáles son los problemas. En La Araucanía tenemos un problema que es de interés de todos los chilenos, porque está fuera de los rangos que vivimos en otras regiones. Todas las regiones tienen problemas, pero claramente uno de los más agudos que estamos viviendo es en La Araucanía. Y hay una sola forma de resolver los problemas bien y es partiendo por hablar con la gente que los sufre para poder resolverlos en la manera correcta y no con el paternalismo de hacer una cosa desde Santiago, que después allá no resuelve el problema. Y cuando uno habla con la gente de todos los sectores, nadie está mejor. Todos están siendo afectados por situaciones de violencia, pobreza, de tierras que quedan improductivas, de comunidades que reciben el aporte de tierras, pero que no les cambian en nada su situación de pobreza y de un Estado que está gastando una cantidad importante de recursos. Falta claridad respecto de cuáles son los límites que tiene la política que se está haciendo en cuanto a quiénes son los beneficiarios totales y cuántos son los recursos que realmente se necesitan.

¿Espera que haya un cambio en la política de entrega de tierras?

-Tenemos que estudiar todo el tema de La Araucanía y una de las tareas iniciales del nuevo intendente Luis Mayol dentro de los primeros meses es presentar un Plan para La Araucanía que tiene que incluir todos los elementos. Va a ser asesorado por un grupo de ministros. Me toca coordinar a ese grupo de ministros que va ayudar al intendente en diseñar ese plan que pretende darle un impulso a La Araucanía.

¿Ese plan tiene algún plazo?

-Dentro de los seis primeros meses.

¿Y cómo ve el nombramiento de Luis Mayol como intendente?

-Muy bien. Es una persona que conoce perfectamente los problemas de la región. Es una persona que tiene capacidad de decisión. Pienso que si bien se requiere la ayuda de todos, él es una gran elección para un gran problema.

/Entrevista de J. P. Palacios y L. Aravena para Pulso

/gap