Un niño chino lo pensará dos veces antes de volver a hacer una broma pesada, ya que todo se le devolvió y terminó llevándose un buen susto.

En un video que se ha vuelto viral, se puede ver al menor ingresar a un ascensor de un edificio de departamentos en Chongqing, señala The Straits Times.

Cuando se cierran las puertas, se baja el cierre del pantalón y comienza a orinar el tablero.

Cuando llega al piso solicitado, la puerta hace el “amague” se abrirse y vuelve a cerrarse en el acto. El menor aprieta los botones y estos empiezan a parpadear.

Pronto se va la luz y todo queda en negro a excepción de los botones que siguen apagándose y prendiéndose, casi como burlándose del niño por la tontera que había acabado de hacer.

Finalmente, fueron los bomberos los que tuvieron que rescatar al menor, el que no resultó herido.

/gap