Dejando de lado el mal resultado que obtuvo Colo Colo ante Atlético Nacional en su debut de la Copa Libertadores, el estadio Monumental fue una verdadera fiesta. Los hinchas del  Cacique llegaron en masa hasta el recinto deportivo y se encargaron de recibir a su equipo con fuegos artificiales, lanzados desde el sector norte del estadio, donde se ubica la Garra Blanca, y con bengalas que fueron encendidas en distintas zonas del recinto de Macul.

Pero ese mismo espectáculo de los fanáticos le puede traer problemas a la dirigencia de Colo Colo. Es que, según el reglamento disciplinario de la Conmebol, el uso de fuegos artificiales está totalmente prohibido y lo más probable es que los albos sean sancionados. Pese a que los castigos incluidos en el artículo 18 pueden ser hasta jugar un partido sin público o el cierre del estadio, esa posibilidad se ve lejana y una multa económica es el castigo que se aplicaría en este caso. 

A contar de 2018, la Conmebol intensificó sus castigos por el uso de fuegos artificiales y ya son muchos los equipos castigos en el comienzo de la Sudamericana y la Libertadores, por lo que los albos no se salvarían de las sanciones. Un antecedente importante al momento de analizar qué castigo le caerá a Colo Colo es lo que pasó con Wanderers hace algunas semanas, cuando la Conmebol lo castigó con cinco mil dólares por el lanzamiento de fuegos artificiales en los dos duelos de Copa Libertadores que jugó este año.

/gap