Los chistes del festival quedaron como fomes frente a los dichos de Guede y Opazo. Previo al partido contra Atlético Nacional dijeron. “Lo que pasó antes no es de nuestra incumbencia”, “no tenemos porqué cargar con esta mochila de fracasos anteriores”.

Les recuerdo que vestir esa camiseta blanca es para levantar copas y darle alegrías al hincha. Además, tienen el ineludible compromiso con el espectáculo de jugar en un equipo atrapante en el afecto nacional.

Los chistes del DT tras el partido cayeron en el disparate. Sus declaraciones serán memorables por su sinsentido a la realidad. “Hicimos un buen partido. Este es el camino para pasar a octavos”, “llegamos con opciones de gol” ¡Pamplinas! Así vamos al despeñadero ¿Opciones de gol? Débil cabezazo de Rivero el primer tiempo, otro remate agobiado en el segundo y disparo de Baeza a los 86 minutos… Muy poco para el eterno campeón.

Es verdad que se volcó en campo rival, pero sin talentos ni ideas no es dominio; sin desbordes, sin pausas necesarias para cantar de Arica a Magallanes.

Con toque, orden y control del juego, también se puede tener la pelota y jugarla con intención defensiva. Ese entendimiento le da sentido y equilibrio colectivo al fútbol. El toque, para ellos, es un vicio, un bello y sano vicio.

La noche mágica con Valdivia y Macnelly quedó sin trucos. El Mago perdió 21 balones y el colombiano se limitó a despejar el intenso tránsito en el medio campo. Ni los reclamos le resultaron al colocolino y el cafetero emuló al Miguel Bosé del festival, más de lo mismo, sin angustias para Orión.

El fútbol es vértigo y también pausa, esa que aplicó el elenco colombiano al no abusar de la mentada intensidad; palabra de moda, en boca de todos.

Cruyff dijo: “no hay sistema defensivo que pueda con un regate”. Sí, el mismo amague del pequeño Hernández. Control del balón en velocidad, eludir al arquero, levantar la cabeza, correcta decisión y definir con precisión. Gol y que vengan las dos gaviotas. Señor Guede, el colocolino no es tonto. Tiene que cambiar la parrilla de artistas o el libreto.

/Blog de Leonardo Véliz para La Tercera

/gap