Se cierra o no Punta Peuco, ese es el dilema que deberá enfrentar el gobierno de Sebastián Piñera en los próximos cuatro años. Si bien el futuro mandatario adquirió un compromiso durante su campaña con los militares en retiro condenados por violación a los Derechos Humanos, las dudas sobre la decisión que tomará acerca del penal no han desparecido del todo, por lo que prefieren mantenerse cautelosos.

A pesar de eso, los familiares de los uniformados detenidos están confiados en que Piñera no los abandonará, además están convencidos de que sin sus votos el candidato de Chile Vamos no hubiera salido electo, por lo que sienten que debería retribuirlos de alguna manera por el apoyo que le entregaron en la segunda vuelta presidencial.

Raúl Meza, el abogado que los representa conversó con EL MURO y dijo que actualmente en Punta Peuco existen internos de avanzada edad con enfermedades crónicas y terminales, como cáncer, demencia senil y alzheimer.

Según Meza, esta situación se agrava porque Gendarmería no está en condiciones de darles una atención médica adecuada, ya que carece del personal capacitado e insumos para realizar un tratamiento eficiente.

¿Qué espera del gobierno de Sebastián Piñera en materia de Derechos Humanos?

Esperamos y confiamos plenamente en que Sebastián Piñera cumpla los compromisos que se encuentran consignados en su programa de gobierno y que fueron anunciados durante su campaña presidencial, especialmente en lo referido al proyecto de ley que enviaría al Congreso, en virtud del cual, propone conmutar las penas privativas de libertad por arrestos domiciliarios para los reos con enfermedades terminales.

También, esperamos que modifique sustancialmente el plan nacional de Derechos Humanos que propuso eliminar el indulto presidencial para los reos condenados por lesa humanidad y la discriminación arbitraria que establece dicho plan para la concesión de beneficios carcelarias a los reos condenados por este tipo de ilícitos.

En ese sentido la familia militar tiene expectativas moderadas, ya que estamos conscientes de que no cuenta con la mayoría de votos en el Congreso para aprobar una legislación que ponga término a esta persecución política y judicial que se arrastra por muchos años en contra de los militares procesados y condenados por delitos cometidos durante el régimen militar.

¿Cree que Sebastián Piñera va a cumplir su palabra de no cerrar Punta Peuco?

Confiamos absolutamente en el compromiso público que hizo Sebastián Piñera durante su campaña cuando dijo que durante su gobierno no se va a cerrar Punta Peuco, y si Bachelet lo llegara a hacer, como el mismo lo afirmó, el penal será reabierto en su mandato. Además, Sebastián Piñera está plenamente consciente que llegó a la Moneda con el voto mayoritario de la familia militar y por lo tanto, sabe que durante su gobierno debe responder y compensar dicha confianza.

¿Qué opinan los familiares de los militares en retiro de la idea de Piñera de degradar a los uniformados que están condenados por violación a los derechos humanos?

Nos parece una propuesta abiertamente inconstitucional la degradación de los militares condenados por Derechos Humanos, en atención a que los grados construyen un derecho adquirido durante su servicio activo institucional.

Además, no podría una ley contemplar sanciones accesorias posteriores a la sentencia condenatoria que ya tiene autoridad de cosa juzgada y en consecuencia, en virtud del principio de irretroactividad de la ley penal, es improcedente dictar sanciones respecto de hechos ocurridos con anterioridad a su entrada en vigencia, ya que de hacerlo sería inconstitucional.

¿En qué situación se encuentran actualmente los militares en retiro recluidos en Punta Peuco?

Actualmente, en el penal de Punta Peuco existen internos de avanzada edad con enfermedades crónicas y terminales, como cáncer, demencia senil y alzheimer; además de otras patologías crónicas. En muchas de ellas, Gendarmería no está en condiciones de darles una atención médica adecuada ya que carece del personal capacitado y los insumos para un eficiente y oportuno tratamiento.

¿Qué le parece el proyecto de ley firmado por Bachelet para terminar con el indulto presidencial a militares condenados?

Nos parece que la proposición de Bachelet es un acto de venganza extrema y de una crueldad inexcusable en contra de los militares condenados por Derechos Humanos, especialmente considerando que se trata de reos ancianos, enfermos crónicos y terminales que esperan una indulgencia de la máxima autoridad del Estado para que se les conceda el derecho a morir con dignidad junto a sus seres queridos. Negarles ese derecho humano básico y fundamental es un acto de inhumanidad imperdonable, como así lo hizo Bachelet con cuatro enfermos terminales de Punta Peuco que murieron esperando el indulto presidencial que nunca llegó.

¿Considera adecuado que los militares con enfermedades terminales obtengan beneficios carcelarios siempre y cuando  entreguen información a la justicia y muestren un real arrepentimiento?

Es un acto de discriminación arbitraria exigirles a los internos terminales de Punta Peuco más información y arrepentimiento, ya que muchos de ellos fueron condenados por simples presunciones fundadas sin que existan pruebas directas de participación en los delitos que se les imputan y además, tampoco están en condiciones físicas ni mentales, por su avanzada edad o alzheimer de entregar más información que no tienen.

Los que tenían más información eran aquellos que pertenecían a las cúpulas del gobierno militar y hoy están muertos. No pueden obligar a ancianos enfermos a entregar información que no tienen y a algunos, a arrepentirse de algo que no pudieron probar durante el juicio, sino sólo con ficciones jurídicas, como así lo afirmó el ex ministro en visita Alejandro Solís.

A partir de la asunción del gobierno de Sebastián Piñera esperamos que lleguen tiempos mejores para los militares procesados y condenados por Derechos Humanos y así logre un gobierno de unidad y de reconciliación entre todos los chilenos, civiles y militares.

Carola Oyarce/El Muro

/gap