Leopoldo López sufrió un nuevo ataque a sus condiciones carcelarias al cumplir tres años en prisión, según denunció este miércoles su esposa, Lilian Tintori, detallando las “tortura constante” y “agresividad” de los custodios.

La activista indicó que el preso político fue sorprendido durante la madrugada del sábado, horas antes de una marcha en Caracas que exigió su liberación, con “una requisa muy violenta“.

Los guardias de seguridad de la prisión de Ramo Verde lo despertaron y trasladaron a otra celda, para luego romper las pertenencias atesoradas por López: una foto de su abuelo materno y un dibujo de su hija Manuela. Además, como el dirigente opositor se negó a recoger la basura que regaron los custodios, fue sancionado y no podrá recibir visitas familiares por 15 días.

/Infobae

/gap