Una serie de telegramas publicados recientemente describen las operaciones de rescate en la tragedia del Titanic, en 1912, y revelan cómo los cuerpos de los pasajeros de tercera clase fueron lanzados al mar para hacer lugar a los de primera y segunda clase, según informó el Daily Mail. 

La polémica decisión de priorizar a las familias más pudientes en su voluntad de dar sepultura a sus muertos debió tomarse por las reducidas instalaciones del CS Mackay-Bennett, el buque enviado a realizar tareas de rescate de cuerpos, y la escasez de provisiones necesarias para embalsamar los cadáveres hasta llegar a puerto.

La medida desnuda las condiciones sociales en 1912, con “una estructura de clases donde nadie hubiera dudado en darle prioridad a una persona acaudalada por sobre una pobre, viva o muerta“, consideró Andrew Aldridge, un especialista en el Titanic consultado por el Daily Mail.

/Infobae

/gap