Cuando el pasado 23 de febrero la Conmebol anunció que a partir de 2019 la final de Copa Libertadores se jugará a partido único en campo neutral, la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP), no dudó en recoger el llamado e iniciar el proceso de postulación.

“Quiero que nuestro país luche por la posibilidad de tener la primera Copa Libertadores que se va a jugar en una sola final y Santiago es una de las capitales elegibles para aquello”, reconoció Arturo Salah dos semanas después del anuncio del ente rector del fútbol sudamericano.

“Santiago tiene todas la características para cumplir con una final de este tipo que va a ser, yo estimo, muy especial porque no solo es un partido de fútbol, sino que una fiesta que se produce durante una semana y podemos ser el foco de atención de todo el mundo”, agregó el timonel de la ANFP quien espera contar con el apoyo del gobierno de Sebastián Piñera.

Pero el Estadio Nacional, que ya albergó la final de la Copa Libertadores en 1965, 1966, 1967, 1973 (Colo Colo), 1974, 1975 (Unión Española), 1976, 1981 (Cobreloa), 1982 (Cobreloa), 1987 y 1993 (Universidad Católica), tendrá una dura competencia con el estadio Centenario de Montevideo y su homónimo de Lima.

Estadio Centenario Vista panorámica del emblemático estadio Centenario – Getty Images

Desde la Asociación Uruguaya de Fútbol aseguran que la postulación del Centenario apela a dos factores: la innegable historia del recinto que albergó la primera Copa del Mundo en 1930, y la cercanía de Montevideo con Brasil y Argentina, países proveedores de los clubes que más veces han levantado el trofeo.

La postulación se realizó en base a la histórica utilización del Centenario, que diría que es muy parecida a la del estadio Nacional de Chile, pero nuestra candidatura también se apoya en la conectividad que tiene Montevideo con Brasil y Argentina, considerando que sus clubes siempre están disputando la instancia final del certamen”, explica a El Gráfico Chile, Ignacio Alonso, miembro del Consejo Ejecutivo de la AUF.

Para nosotros Montevideo reúne todas las condiciones para albergar la final. Las instalaciones y la comodidad tanto para los participantes como para los espectadores las tenemos. La hotelería, el turismo y la gastronomía también son factores a los que apelamos”, argumenta Alonso.

EL CASO LIMA

El estadio Nacional de Lima es un fuerte candidato por sí solo. La modernidad y las instalaciones del recinto dan cuenta que está capacitado de sobra para albergar un evento de alto nivel. Por otro lado, está el Monumental de Universitario de Deportes con 80 mil asientos y que ya albergó la final de Copa Libertadores sub 20 en 2011.

Desde la Federación Peruana de Fútbol ratifican el interés de Conmebol pero niegan que han realizado una postulación oficial. “Por ahora no hay nada, sólo lo que se comenta en la prensa internacional donde dicen que somos favoritos y que existe el interés de Conmebol, pero más allá de eso desconozco”, reconoce a El Gráfico Chile el secretario de la FPF, Víctor Villavicencio.

Estadio Nacional de LimaImponente panorámica del Nacional de Lima – AP Images

Según Globoesporte la capital peruana reúne todas las condiciones gracias a “la buena ubicación geográfica, buena estructura turística y la garantía de neutralidad”.

Es más, según un estudio de sobre las operaciones de las prinicipales tarjetas de crédito, Lima fue la tercera ciudad más visitada de Latinoamérica en 2017, a eso se suma la excelente conectividad aérea.