La mujer falleció la madrugada del 5 de junio de 2017, tras ser asesinada junto a dos de sus tres hijos en su casa en San Ramón, por su expareja Luis Torres.

El fiscal que lleva el caso, Cristian Crisosto, solicitó dos cadenas perpetuas para el imputado Luis Torres. Una por el crimen de Rozana Bravo, quien falleció producto de una puñalada en el tórax y otra pena de por vida por la muerte del hijo de la mujer, Juan Molina, quien falleció producto de un golpe en el cráneo.

La mujer falleció la madrugada del 5 de junio de 2017, tras ser asesinada junto a dos de sus tres hijos. El imputado fue acusado por los delitos de femicidio, homicidio calificado, homicidio simple, incendio y desacato tras el asesinato de su expareja Roxana Bravo Inostroza. Las víctimas además resultaron calcinadas tras un incendio que habría causado el propio Torres Cañoles.

Por la muerte de la joven Bexzabed Castro Bravo, el fiscal pidió una pena de 15 años de prisión. Por el delito de incendio, en tanto, la Fiscalía solicitó una condena de 20 años de cárcel.

Cabe consignar que el imputado se mantiene bajo prisión preventiva desde el día en que ocurrieron los hechos, siendo trasladado hasta la cárcel de Lautaro tras haber sufrido una agresión con arma blanca al interior del recinto penitenciario en Temuco.

El acusado, que ya cuenta con una condena por el delito de lesiones en el contexto de violencia intrafamiliar, espera en la cárcel la audiencia de preparación de juicio oral, la que está programada para los primera días del mes de abril.

Una vez conocido el hecho, el caso provocó la indignación de la comunidad de San Ramón, lugar donde se llevaron a cabo una serie de marchas y manifestaciones en contra del femicida. Fuente: soychile.cl

/psg