En mayo del año pasado, el diplomático Cristián Jara, por ese entonces cónsul de Chile en Panamá, provocó una polémica en Cancillería y la opinión pública, luego de que se difundiera un video en el que mostraba su apoyo explícito al senador Manuel José Ossandón (RN) de cara a las primarias de Chile Vamos en las que finalmente se impuso Sebastián Piñera.

“Conozco a Cote, sé que habla con la verdad, es el Presidente que Chile necesita”, decía Jara en el video.

La declaración le costó ser removido por Cancillería en la nueva administración, por infringir la Ley 18.700 sobre Votaciones Populares y Escrutinios, que expresa que “los cónsules son presidentes de Junta Electoral de la circunscripción; por tanto, son ministros de fe en elecciones, y por lo tanto, deben ser imparciales”. El tema provocó rechazo en los círculos de la Cancillería cercanos a Chile Vamos que acusaron una “persecución”.

Hoy, sin embargo, Jara tendrá otra oportunidad, ahora en un cargo más alto.

Esto, porque el nuevo gobierno de Sebastián Piñera lo nombró director de ProChile, la institución encargada de promover las exportaciones, inversión y turismo de Chile, que, según fuentes de la nueva Cancillería, tendrá un rol más clave e independiente en la administración que asume hoy.

Desde Chile Vamos celebraron la designación del ossandonista y explican que “se necesitaba una mirada diplomática en ProChile”.

Este es uno de los pocos nombramientos confirmados de Cancillería, lo que está causando inquietud en funcionarios y diplomáticos.

Preocupación que se ha visto confirmada por la indicación, desde el gobierno entrante, de que algunas autoridades del ministerio se mantengan en sus cargos durante todo el mes de marzo.

Es el caso de varios de los directores de Cancillería, e incluso de algunos embajadores políticos, como Francisco Cruz en Panamá (vinculado a la DC) y Marcia Covarrubias, en Francia.

/Fuente: Economia y Negocios

/gap