Un joven de 19 años se entregó ante de la Policía de Investigaciones de Iquique, confesando ser el autor de un homicidio ocurrido en octubre del 2016.

De acuerdo a La Estrella de Iquique, los detectives contrastaron los antecedentes con el testimonio, estableciendo que habían detalles que sólo el victimario podía conocer, por lo que fue detenido y puesto a disposición de la justicia.

En la audiencia de formalización el imputado relató que la víctima de 70 años lo invitó a comer a un restaurante y luego a su domicilio. Al llegar allí, le habría mostrado una película pornográfica, lo tocó y mordió.

El iquiqueño lo golpeó con una piedra, para luego asfixiarlo mortalmente con uno de sus brazos. Antes de huir limpió el sitio del suceso, robó pertenencias y arrancó. Sostuvo que el fallecido intentó abusar de él.

Por ello, el Ministerio Público solicitó la prisión preventiva, lo que fue rechazado por el magistrado Mauricio Chía, argumentando que antes de la confesión no habían antecedentes que vinculen el hecho con el imputado.

El tribunal determinó las medidas cautelares de arraigo regional y firma semanal. No obstante, el persecutor apeló en audiencia y el caso se revisará en la Corte de Apelaciones. Fuente: Biobío

/psg