El escenario para Masvida parece ser cada día más complejo y tras meses de incertidumbres hoy se encontraría ad portas de ser formalmente intervenida por el regulador.

“Hay una serie de hallazgos relevantes que determinan la necesidad de tomar nuevas medidas (…) ayer (martes) isapre Masvida no cumplió con la obligación de entregar sus estados financieros auditados y adicionalmente, la información de parte de los auditores externos (EY) de que no confía en la información auditada, en su momento, para el año 2015. Esta información fue ocultada a la Superintendencia de Salud y por lo tanto, nos parece que ambos hechos tienen la suficiente envergadura para exigir una serie de medidas para garantizar que se respeten los derechos de los afiliados a la isapre”.

De esta manera, Sebastián Pavlovic, superintendente de Salud, dio a conocer que intervendrían de manera parcial a Masvida a través de una “supervisión especial” sobre la compañía.

Según detalló Pavlovic, dada la incertidumbre que ha rondado a la isapre, les pareció “crítico” tomar medidas, aunque de todas formas, puntualizó que “no se ha reemplazado el orden ejecutivo de la isapre. (Pero) Estamos enviado un equipo a instalarse definitivamente, y por el tiempo que sea necesario, en las oficinas de Masvida para garantizar que la continuidad operacional permita la continuidad de su atención de salud”.

Así, de manera desagregada, las medidas que rigen sobre la isapre son: el congelamiento de las afiliaciones y desafiliaciones de la isapre hasta el 31 de marzo, además de tomar la custodia de sus inversiones, aprobar transacciones, exigir el cambio de la composición de activos, destinar parte del fondo de garantía para el pago de obligaciones y restringir las inversiones con entidades relacionadas. Al respecto, el presidentre de Masvisa, Claudio Santander, dijo que “me parece bien, adecuado, porque debemos dar tranquilidad a los afiliados”.

Rechazo de estados financieros

Sobre el informe entregado por EY, conocedores de la situación aseguran que el 9 de septiembre la auditora informó al directorio de Masvida que retiraban sus opiniones respecto de los estados financieros. Sin embargo, la medida no sólo aplica para los antecedentes de 2015, sino que también para 2016.

La decisión fue tomada luego de que EY se enterara de la inconsistencias en el balance de Clínica Las Lilas, por lo que, destacan, decidieron realizar auditorías más exhaustivas sobre todo del holding presidido por Claudio Santander.

Tras las nuevas diligencias, la auditora encontró inconsistencias en las cifras del conglomerado. Sin embargo, tal como pasó con Southern Cross, cuando pidieron más antecedentes, estos no fueron entregados por la administración. De hecho, cercanos detallan que EY aún no puede acceder a antecedentes de los últimos tres años. Precisamente por esto es que a la fecha no han podido finalizar la auditoría sobre los estados financieros de 2016.

Lo anterior, se suma a las diligencias realizadas por cerca de 200 accionistas del holding de salud contra el directorio, acusando que “existe un monto importante de dinero, alrededor de unos $57.000 millones, que se encuentran reconocidos en los estados de resultados y balances presentados a los accionistas como posibles de cobrar en el corto plazo, lo que es falso”, según indicó el abogado Remberto Valdés a Cooperativa.

En esta línea, Pavlovic no descartó que la Superintendencia pueda sumarse a la investigación que lleva adelante el fiscal Carlos Gajardo. Ayer el persecutor habría recibido los antecedentes financieros que existen hasta hoy de la isapre, incluido el informe de EY.

/Pulso

/gap