“Es un hecho bastante lamentable”. Así definió el intendente de la Región de Antofagasta, Marco Antonio Díaz, lo sucedido la noche de este miércoles donde se vio involucrado en una situación que terminó con la detención del timonel de Colo Colo, Aníbal Mosa

“Hubo un altercado del ciudadano por quien usted me consulta (Aníbal Mosa) con personal del hotel. Yo estaba haciendo mi ingreso formal, completamente ajeno a esa situación, donde en definitiva habían requerimientos que no podían ser satisfechos por los funcionarios del hotel porque el bar a esa hora ya estaba cerrado y los funcionarios le explicaban esa situación”, relata Díaz.

“Ahí me tocó presenciar lamentablemente dichos que queremos erradicar de nuestra cultura. Uno de los trabajadores, que se encontraba desempeñando su función, era de nacionalidad extranjera y en mi opinión y en mi crianza, hay ciertos dichos que no se corresponden con la altura que debemos tener como ciudadanos”, agrega.

La autoridad regional detalla que posteriormente a esa situación, se encontró con Mosa en el ascensor “sin ningún problema desde el piso uno al piso tres y en este último comienzan a haber acciones de fuerza hacia mi persona”.

“En esto quiero ser sumamente claro: Hoy por mandato del Presidente Sebastián Piñera yo soy una autoridad de la República y en ese sentido lo que hice al terminar estos hechos lamentables fue efectuar la denuncia que corresponde a Fiscalía. Se siguió el protocolo que corresponde”, afirma.

Consultado sobre las acusación de Mosa de “abuso de poder”, Díaz la descartó de plano.

LA VERSIÓN DE MOSA

“Un tema menor que ocurrió en el ascensor del hotel a eso de las 12 de la noche cuando yo me estaba dirigiendo con el presidente de la Corporación, Fernando Monsalve y de repente ingresa un señor muy abruptamente al ascensor, no sabíamos quién era”, relató el Presidente de Colo Colo.

“Ahí se produjo una pequeña discusión, pero un tema que no debería haber pasado y la verdad de las cosas que me llama la atención un poco, que después aparecieron unos carabineros en mi habitación y tuve que ir a la comisaría”, agrega.

Mosa asegura que no entiende el motivo de su citación y acusa que “siento que hubo un abuso de poder en lo que se acaba de cometer contra mi persona y ya veré con mis abogados cuáles son los pasos a seguir”.

El presidente de Blanco y Negro afirma que lo sucedido ocurrió minutos después del partido de Universidad de Chile ante Vasco da Gama y que no sabía que la persona que había ingresado al ascensor era el intendente de la Región de Antofagasta.

“Yo no tenía idea primero que nada que era el intendente, porque de repente ingresa una persona corriendo al ascensor cuando se estaba cerrando (…) Pensé que era un garrero, alguien que viene a armar una polémica y le dije de qué se trataba esto. Luego nos enteramos que se trataba del intendente“, sostiene.

“Yo creo que un abuso de poder que no tiene nada que ver con la realidad. Un incidente mínimo”, concluyó.

/gap