El periódico estadounidense The New York Times (NYT) publicó en portada un reportaje en el cual señalaron los peligros que corren los moais por el aumento del nivel del mar producto del calentamiento global.

“(La isla) Es críticamente vulnerable a los crecientes niveles de los mares”, aseguró la publicación del medio NYT en su artículo titulado “Isla de Pascua se está erosionando”.

Según el medio, una advertencia de las Naciones Unidas estipula que la isla de 163 kilómetros cuadrados, podría terminar siendo borrada del mapa debido a la acción erosionadora de las olas en la costa.

Lo anterior no sólo pone en riesgo a los moais, sino que también a las tumbas de los rapanui, las que -en su mayoría- se encuentran precisamente al borde del mar. De hecho son varias sepulturas las que han terminado abiertas por el mar.

Aquello toma especial relevancia con los modelos climatológicos que pronostican una crecida de al menos 1,8 metros en el nivel del mar hacia 2100, lo que genera temor en científicos y residentes.

Sientes impotencia ante esto, no ser capaz de proteger los huesos de tus propios ancestros”, dijo el líder de la comunidad indígena Ma’u Henua, Camilo Rapu, quienes están a cargo del Parque Nacional Rapa Nui. “Duele tremendamente”, detalló al medio norteamericano.

Además, -en el corto plazo- no sólo ha provocado una pérdida en el ámbito del patrimonio cultural, sino que también existe una pérdida económica, ya que la isla vive principalmente del turismo y lo que se ve afectado por la erosión son las principales atracciones, por ejemplo Tongariki, Anakena y Akahanga, dejando a los habitantes de la isla sin las decenas de miles de personas que los visitan cada año.

A largo plazo, el problema es paradójicamente el mar, el lugar del cual sacan sus recursos para alimentarse, les está disminuyendo el suelo de la isla, lo que terminará por destruir las típicas postales por las cuales Rapa Nui es conocida.

/gap