En la noche del viernes 2 de septiembre pasado, Braulio Jatar recibió una serie de videos con cacerolazos y protestas callejeras contra el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en la ciudad de Porlamar, estado Nueva Esparta, y lo publicó en su sitio web de noticias Reporte Confidencial, que dirigía y había fundado 11 años atrás.

Pocas horas después, a las 8.30 de la mañana del sábado 3 de septiembre, efectivos de la policía venezolana allanaron su casa sin orden judicial y se lo llevaron detenido. No se supo nada de su paradero durante 16 horas, y semanas después la Fiscalía lo acusó de “legitimación de capital”, que es tener dinero para financiar actos violentos, acusaciones que no han sido probadas hasta ahora, pero pese a ello Jatar cumple hoy seis meses en prisión.

Braulio nació en Chile porque su padre, el abogado y político Braulio Jatar Dotti, llegó exiliado a Santiago por la dictadura del venezolano Marcos Pérez Jiménez, quien lo encarceló y expulsó del país.

Su hermana Ana Julia Jatar estuvo en nuestro país en diciembre pasado para denunciar la “absoluta falta de justicia” en el proceso, pedirle a la Presidenta Michelle Bachelet que intercediera ante Maduro para que expulsara a Braulio a Chile, pero la Mandataria no la recibió alegando razones de agenda.

La promesa del canciller Muñoz: “Se están realizando gestiones, pero no pueden ser reveladas, ya que podrían afectar el proceso de liberación”

Quien sí recibió a su hermana a nombre del gobierno chileno fue el canciller Heraldo Muñoz, quien aseguró que “Chile ha estado permanentemente preocupado de la situación de Braulio Jatar, y haciendo gestiones diversas. Las gestiones se están realizando, pero no pueden ser reveladas, ya que podrían afectar el proceso de liberación“.

En el encucanciller-heraldo-munoz-y-ana-julia-jatarentro, Ana Julia le manifestó al canciller “la tortura psicológica a la que ha sido sometido” Braulio Jatar, agregando que el periodista ha tenido un agravamiento de su condición de salud en las últimas semanas.

“Y le manifesté ese mensaje: Braulio le manda a decir al gobierno de Chile que es su última esperanza de libertad. Y él (el canciller) me contó que están haciendo todo lo necesario hasta que Braulio esté en Chile”, detalló Jatar.

El propio afectado escribió una carta manuscrita desde la cárcel en enero pasado a la Cámara de Diputados en que afirmó: “Mi corazón no guarda rencores, solo conoce de agradecimientos para ustedes y para con el glorioso pueblo chileno, quienes juntos han construido un templo a la justicia y en honor a los valores universales del hombre”.

La delicada situación de salud del periodista chileno preso en Venezuela

Las gestiones reservadas a que aludió el ministro Muñoz, hasta ahora, no han tenido efecto en la liberación del periodista chileno, que fue cambiado el 30 diciembre en la madrugada desde la retirada cárcel Cumaná a la de San Antonio, ubicado en  la isla Margarita, según información que obtuvo El Líbero. Esa es la cuarta prisión por la que pasa el profesional de las comunicaciones, que fue operado de urgencia de hernias inguinales hace dos semanas.

Y es que la dura vida que lleva en la cárcel ha deteriorado aún más su salud, ya que el recinto está en plena remodelación y no tiene agua potable, por lo que Jatar, de 59 años, debe cargar baldes todos los días para satisfacer sus necesidades básicas.

A diferencia del enclaustramiento anterior, ahora lo dejan recibir la luz del sol algunas veces al día, le permiten leer y no usar uniforme de preso, aunque la celda es más chica que la que tenía en Cumaná.

Sus problemas de salud crónicos, como hipertensión, diabetes incipientes y arritmia cardíaca, se han agravado por los seis meses de encierro, al igual que su vista, que se deterioró después de meses sin permitírsele recibir la luz del sol.

Los informes médicos son concluyentes respecto de que no debe estar en tales condiciones extremas. En esta última cárcel ha recibido dos veces la visita del embajador chileno en Caracas, Pedro Ramírez, quien le ha manifestado su preocupación por el estado de salud.

Ana Julia Jatar: “Presidenta Bachelet por favor llame al Presidente Maduro y dígale que a usted le preocupa la liberación de mi hermano Braulio”

ana julia jatar fotoEn conversación con El Líbero, Ana Julia Jatar reitera que su hermano es “inocente, no ha cometido ningún delito, se lo llevó la policía política para evitar que siguiera informando sobre el descontento de los venezolanos contra su gobierno. Mi hermano es un preso político y en esos casos ‘la situación procesal’ es lo que decidan quienes lo mandaron a encarcelar, esto los chilenos lo conocen bien. Sus abogados han comprobado que todas las pruebas  en su contra son falsas”.

Además, ella agradece las gestiones realizadas por el gobierno chileno y “espero que pronto las mismas tengan los resultados esperados. Tal como lo dijo en su carta al Congreso chileno, es esa condición de inocencia la que priva por encima de cualquier otra circunstancia. Ahora bien, Braulio es también un ciudadano chileno y acudimos a la conciencia libertaria del pueblo chileno para que abogue por un ciudadano de su tierra quien ha sido injustamente privado de su libertad durante 6 meses por cumplir con su deber”.

La periodista le agradece también a Bachelet por haber leído el mensaje privado que le pasó en diciembre pasado a través de un tercero, y ahora le ruega que “por favor llame al Presidente Maduro y dígale que a usted le preocupa la liberación de mi hermano Braulio”.

/Ellibero

/gap