Que existan comunas con un nivel de vida alto y otras con evidentes carencias sienta la pregunta en la ciudadanía respecto de cómo se reparten los ingresos municipales en el país. Por ello, la reciente aseveración del alcalde Daniel Jadue, de Recoleta, quien dijo que sus habitantes “valen el 10% de lo que vale un residente de Las Condes”, amerita una revisión estadística del tema.

Tomando en cuenta esta afirmación, La Tercera realizó un ejercicio sencillo: dividir los presupuestos municipales de ejecución, entregados a Contraloría durante 2017, por la cantidad de habitantes de cada comuna, para armar un mapa de los ingresos municipales per cápita de la Región Metropolitana (ver infografía).

Más y menos

Los resultados revelaron que Vitacura es la comuna con el presupuesto más alto por ciudadano de la R. Metropolitana ($ 1.046.933).

Según el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), esta unidad tiene una población aproximada de 85 mil habitantes, siendo la tercera comuna con menor población de la provincia de Santiago. Pero, aun así, está posicionada entre las que tienen los presupuestos totales más altos de la región.

Respecto del total de comunas, a pesar de que los dineros del presupuesto se destinan a proyectos, gastos fijos y sueldos para sus funcionarios, las diferencias en gasto per cápita de las localidades llegan a tener hasta un 88% de diferencia.

El presidente de la Asociación Chilena de Municipalidades (AChM) y alcalde de La Granja, Felipe Delpín, señaló que “los presupuestos que existen son tan dispares que efectivamente hay una diferencia enorme entre los municipios ricos y los municipios pobres. Y eso es inequidad, eso es injusticia”.

La comuna de Puente Alto, por ejemplo, a pesar de ser la novena que recibe más dinero para destinar a sus labores anuales ($ 73.130 millones ejecutados hasta noviembre de 2017), tiene un gasto per cápita -hasta ese mismo mes- de $ 128 mil, el menor de la RM. Vitacura, en tanto, gasta $ 1.046.933 por habitante; es decir, ocho veces más que Puente Alto.

La razón de esto es que según datos del INE, Puente Alto tiene 568 mil habitantes, la mayor población entre todas las comunas de Santiago. En ese aspecto, el alcalde Germán Codina dijo que “no deberíamos ser la comuna que ocupa el noveno puesto, debiéramos estar en el primer lugar, por el tamaño y las necesidades”.

Repartición de fondos

Delpín explicó que existe un Fondo Común Municipal (FCM), en el que “todos los municipios aportamos parte del permiso de circulación y de las contribuciones, entre otros ingresos, que se van a un fondo que lo administra la Subsecretaría de Desarrollo Regional, la que después lo distribuye hacia las comunas, dependiendo de algunos criterios, como los de población y pobreza”.

Según la actual Constitución, este fondo es un “mecanismo de redistribución solidaria de los ingresos propios entre los municipios del país”. Este sistema se basa, principalmente, en que las comunas con mayor ingreso deben aportar más dinero que los municipios que recaudan menos recursos.

Por ejemplo, Santiago, Providencia, Vitacura y Las Condes, por ley, deben aportar el 65% de lo que recaudan vía Impuesto Territorial (contribuciones) al FCM. Las comunas restantes entregan el 60%. Por otra parte, Providencia, Vitacura y Las Condes entregan el 65% de sus recaudaciones en patentes comerciales; Santiago, un 55%, y las demás comunas del país se quedan con ese ingreso para su presupuesto. En las recaudaciones restantes (transferencias de vehículos y multas por tag), todas las comunas aportan un 50%. Además, todos deben entregar el 62,5% de la recaudación de los permisos de circulación.

Pero, a pesar de que existe este fondo solidario, sigue habiendo una enorme desigualdad presupuestaria. Codina explicó que “las empresas pagan su patente comercial en el domicilio de sus casas matrices y no donde se encuentran ubicadas”.

Agregó que “en comunas como la nuestra, hay industrias, incluso molestas, que se instalan y pagan patentes comerciales irrisorias”.

Prioridades

Las áreas de mayor inversión de los presupuestos municipales reflejan las prioridades y carencias de cada una. Por ejemplo, Vitacura invierte en áreas verdes ($ 4 mil millones) y seguridad ($ 3.500 millones). El alcalde de Vitacura, Raúl Torrealba, dijo estar “agradecido por tener esos presupuestos y tratamos de darles el mejor uso posible”.

El alcalde de Puente Alto sostuvo que el 25% de sus ingresos van a educación, porque “es una vía para que nuestros jóvenes progresen y aporten a mejorar la calidad de vida de sus familias; a salud, porque no existe un desarrollo de nuevos recintos hospitalarios para que los vecinos accedan; y a programas sociales para los adultos mayores, mujeres y emprendedores”.

Delpín explicó que desde la AChM están solicitando “que se haga un estudio a la Ley de Rentas Municipales, para que sea modificada y el Estado haga un aporte mayor, para que los municipios pobres puedan entregar una mejor calidad de vida”.

/gap