No nos cansamos de ver cómo los dos móviles más deseados del momento se desenvuelven en las condiciones más adversas, que no son otras que las de las caídas al suelo desde distinta altura. Eso es precisamente lo que nos muestra este nuevo vídeo, con la prueba de resistencia del Samsung Galaxy S9+ frente al iPhone X.

En la eterna lucha entre los dos titanes de Samsung y Apple, también nos hemos hecho eco de cuál de los fabricantes gana más dinero con estos terminales, comparando el coste de producción de cada uno de ellos y el precio de venta con el que cuentan.

Samsung Galaxy S9+ frente al iPhone X aguantando golpes de nuevo

Hoy nos hacemos eco de esta prueba en vídeo del Samsung Galaxy S9+ frente al iPhone X, porque ya se han convertido en todo un clásico, y porque específicamente esta de Phone Buff nos permite comparar el resultado con el de otros topes de gama de los últimos meses que han pasado exactamente por la misma prueba. En esta ocasión, se enfrentan los dos móviles de Apple y Samsung. Y una vez más el principal hándicap para ambos es el recubrimiento de cristal con el que cuentan sus cuerpos.

Comenzando por la caída con la pantalla boca abajo, sin duda la más temida por los usuarios, podemos ver que el Samsung Galaxy S9+ no sufre ningún daño, y que su panel, a pesar de ser curvo, no se rompe en ningún momento. Cosa que sí le ocurre al iPhone X, que ve cómo su cristal se ha roto en la parte superior izquierda, aunque sigue siendo completamente funcional. Cuando pasamos a la fase de bonus, donde se lanzan ambos móviles desde una altura mayor, y “mortal” de necesidad para cualquier otro móvil, se demuestra una importante diferencia entre ambos terminales.

Galaxy S9+ frente al iPhone X

Porque podemos comprobar cómo tras cinco caídas, la pantalla del iPhone X queda prácticamente inservible, no sólo porque el cristal está roto, sino porque el panel táctil prácticamente no responde, haciendo casi imposible su manipulación. En cambio la pantalla del Samsung Galaxy S9+, tras diez caídas, sigue siendo plenamente funcional. Aunque eso sí, algunos elementos como la cámara frontal no funcionan apropiadamente. Pero como en anteriores modelos de los coreanos, la resistencia a los golpes es uno de los puntos fuertes de sus móviles. Algo que queda demostrado de nuevo en esta prueba.

/psg