Al llegar la noche, a algunas personas solo les basta con tirarse en la cama para quedar casi instantáneamente dormidos. Sin embargo, otros padecen dando vueltas sobre su lecho sin poder conciliar el sueño. Si bien son muchos los factores que pueden alterar el sueño, existen algunas técnicas para poder relajar el cuerpo y ayudarnos a ingresar al mundo onírico. Por ejemplo, Daniel Barone, científico del sueño, recomienda a sus pacientes una breve rutina que solo demanda 15 minutos.

— Meditación consciente —

Barone, quien es neurólogo del New York Presbyterian Hospital y profesor asistente de neurología en Weill Cornell Medical College, usa la “meditación consciente” para poder relajar los músculos y calmar la mente, que muchas veces está acelerada y cargada de los problemas diarios.

Lograrlo es muy sencillo. Lo primero que hay que hacer es sentarse en una habitación oscura, tan silenciosa como se pueda. De hecho, si es posible sería mejor usar tapones para los oídos. Si bien podemos poner música a un nivel suave, hay quienes optan por el silencio total.

Luego, sentados con la columna erguida, las manos en el regazo y los pies en el suelo, empezamos a respirar por la nariz y exhalar el aire por la boca. Todo el ejercicio lo haremos con los ojos cerrados.

Entonces, pondremos el máximo de nuestra atención a la respiración, haciéndonos conscientes de ella (por eso el nombre de “meditación consciente”).

Brone también aconseja a sus pacientes pronunciar “dentro” y “fuera” mientras se inhala y exhala. Puedes “recitar” las frases mentalmente o también imaginar la corriente de aire que se mueve por la nariz y sale por la boca.

Según el especialista, realizar está rutina de manera diaria ayuda a relajar el cuerpo y tranquilizar la mente. Como resultado de este hábito cada vez el iremos haciéndonos más amigos del tan preciado sueño.

/psg