Sólo cuatro canciones alcanzó a cantar Liam Gallagher antes de retirarse indignado del escenario de Lollapalooza Chile. Entre balbuceos, insinuó que había “gritado toda la noche” y se fue.

Antes de subirse al escenario, se escucharon gritos extraños desde bambalinas. Los que alcanzaron a oírlo, principalmente funcionarios y parte de la prensa que circulaba por el lugar, no pensaron que era el ex vocalista de Oasis y bromearon sobre ello… pero este a la larga sería el primer incidente de una presentación bochornosa.

Ya en escena aseguró molesto que no tenía retorno. De un momento a otro, cuando interpretaba Wall of Glass, dejó de cantar. Estaba enojado. Ya no había vuelta atrás. “El sonido es jodidamente horrible“, (the sound is fucking horrific) dijo frustrado.

A penas minutos después de la presentación se escuchó un claro “esto no vale la pena” de parte Liam, defraudando aún a sus fans que se quedaron varios minutos en las inmediaciones del escenario por si el show se reanudaba.

El setlist preparado, marcado por la nostalgia, era el siguiente:

Rock ‘n’ Roll Star
Morning Glory
Greedy Soul
Wall of Glass
Bold
For What It’s Worth
Some Might Say
Slide Away
You Better Run
Be Here Now
Wonderwall
Supersonic
Cigarettes & Alcohol
Live Forever

Posteriormente, el mismo artista emitió un comunicado en inglés asegurando que se le había diagnosticado una infección de oido, una sinusitis, un problema en la garganta y que todo esto le impidió cantar. Asimismo, prometió reagendar un show en Santiago apenas se mejore.

/gap