Iván Jaksic (1954) se convirtió este viernes en el vigésimo cuarto profesional que recibe el Premio Nacional de Historia. Nacido en Punta Arenas, estudió Filosofía en la Universidad de Chile y recibió los grados de magíster y doctor en Historia en la Universidad Estatal de Nueva York.

Académico de la Universidad de Stanford, Jaksic preside el Consejo Académico del Centro de Estudios de Historia Política de la Escuela de Gobierno de la Universidad Adolfo Ibáñez.

Entre sus publicaciones se cuentan Andrés Bello: La pasión por el orden y Rebeldes académicos: La filosofía chilena desde la independencia hasta 1989, Ven conmigo a la España lejana (2007), Rebeldes académicos (2013), y Andrés Bello. La pasión por el orden (2001)

Se destaca su aporte en materia de derechos humanos, pensar, desde la historia, la transición del autoritarismo a la democracia, con un foco en las investigaciones colectivas. Miembro de la Academia Chilena de la Lengua. Lo postuló la Universidad Adolfo Ibáñez, con el respaldo de los premios nacionales de Humanidades Tomás Moulián, Ricardo Ffrench-Davis y Elizabeth Lira, además de Jared Diamond, Alan Knight, Brian E. Loveman, Enrique Barros, Ascanio Cavallo, Gloria de la Fuente, David Gallagher, Claudia Heiss, Leonidas Montes, Juan Luis Ossa, Pablo Ruiz-Tagle, Lucía Santa Cruz, Alberto van Klaveren y Cristián Warnken. Su postulación destacaba el haber “proyectado la historiografía chilena a nivel internacional”.

Como parte del máximo reconocimiento que entrega el Estado a la disciplina, Iván Jaksic recibirá cerca de $23 millones y una pensión mensual vitalicia de 20 UTM ($ 1 millón al día de hoy). El jurado lo integraron Sol Serrano, la anterior galardonada; el ministro de Educación, Raúl Figueroa; el rector dela Universidad de Chile, Ennio Vivaldi; Joaquín Fermandois, de la Academia Chilena de la Historia; y Patricio Sanhueza, rector de la Universidad de Playa Ancha, por el Consejo de Rectores.

La decisión del jurado ratifica una tendencia que hasta ahora ha existido en los 46 años del Premio Nacional de Historia: la mayoría de los galardonados estudió o ha enseñado en la Universidad de Chile. Con Jaksic, son 17 de los 24 premiados.

En cuanto a la temática, la entrega de hoy vuelve a abrir el campo de investigación que el Premio Nacional de Historia reconoce. En los primeros 20 años de existencia del galardón, se premió la investigación de la conquista y la colonia, con sólo dos excepciones: la historia universal de Occidente y la general de Chile, con Ricardo Krebs y Sergio Villalobos, respectivamente. Pero en 1994, con el arqueólogo Mario Orellana, el undécimo premiado, ingresó la prehistoria de nuestro territorio.

Desde entonces, las áreas de estudio reconocidas se diversificaron notablemente, incorporándose territorios, culturas y etnias: Magallanes con Mateo Martinic, el Norte Grande, con Lautaro Núñez, los pueblos andinos con Jorge Hidalgo, Eduardo Cavieres y Sergio González, y los mapuches con Jorge Pinto. También han ingresado otros sujetos de la historia: las clases populares, con Gabriel Salazar y Julio Pinto, con foco en los siglos XIX y XX. Este mismo período, pero centrándose en la educación, abordó la primera mujer que recibió el reconocimiento en sus 46 años de existencia: Sol Serrano, quien sigue siendo la única mujer en recibirlo.

/psg