Nunca llegas a conocer a alguien de verdad. Todos guardamos algún secretillo que no queremos que sepa ni nuestra propia pareja. No tienen por qué ser malos, pero no nos sentimos a gusto revelando cierta información y preferimos quedárnoslo para nosotros mismos.

Por lo visto (la que escribe es mujer), los hombres ocultan cosas sobre sus respectivos penes. Unos detalles que nunca revelarían a su compañero sentimental. Al menos, eso es lo que aseguran desde ‘Cosmopolitan’. Recopilamos la información que, según el citado magacín, ellos se callan sobre sus partes íntimas:

1) A veces ‘desaparece’

El pene puede cambiar mucho de tamaño. Más de lo que las mujeres podrían pensar. “Es increíble cuán versátil es el pene humano. Obviamente, cualquier mujer es consciente de lo que es una erección, pero la próxima vez que él salga de la ducha en pleno invierno después de quedarse sin agua caliente, asegúrate de estar presente”. Por lo visto, el pene “simplemente se ha ido”. “No literalmente, pero es como un pene totalmente diferente en comparación con cuando está erecto. Verlo en ese momento es como cuando se encienden las luces después de una película y te das cuenta de que tus pies estaban a centímetros de una gaseosa derramada y un montón de palomitas grasientas”.

Él realmente no puede controlar sus erecciones. “No te enfades si lo estás abrazando y él se anima, o si está viendo la televisión y se pone duro…”

2) Huele mal

El olor a pene sudado es diferente al sudor normal. “No hay mucho que él pueda hacer al respecto cuando le huele su entrepierna, sobre todo por la mañana, nada más despertarse. Este aroma suele avergonzarles”.

3) Puede esconderlo

“Él lo esconde. Lo dobla cuando es necesario. Tal vez hasta lo hace cuando se pone esos pantalones de chándal tan ajustados del gimnasio, o sus calzoncillos boxer si sus jeans ajustados son demasiado finos”.

4) No puede controlar sus erecciones

Él realmente no puede controlar sus erecciones. “No te enfades si lo estás abrazando y él se anima. Tampoco si de repente está viendo la televisión y de pronto se pone erecto. A veces estas cosas simplemente… aparecen”.

Todos lo esconden. Lo doblan cuando es necesario. Tal vez hasta lo hacen cuando se ponen esos pantalones de chándal tan ajustados del gimnasio

5) Juega con él

El pene es como un juguete para el hombre, al menos eso aseguran en ‘Cosmopolitan’: “Todos se la han tocado, mirado y remirado en el espejo. También es probable que lo hayan metido entre sus piernas, lo hayan tirado hacia atrás y lo hayan lanzado hacia adelante. Y más cosas…”.

6) Tiene un apodo para su pene

Incluso si no lo admite. Todos, en algún momento de su vida, le dieron un nombre al pene. “No está orgulloso de eso, pero está ahí. Es enteramente posible que su pene tuviese un nombre ridículo, pero no lo dirá”.

7) Le gusta sacudirlo

Cuando orina, para evitar gotear. “Es importante darle un fuerte apretón al pene, de la misma forma en que te secarías la boca con una servilleta después de una comida”.

/psg