Fue por lana y salió trasquilado. Se trata del presidente de Bolivia, Evo Morales, quien aprovechando su estancia en la ciudad holandesa de La Haya hizo un llamado a todos sus compatriotas que estuvieran ahí a que se manifestaran en favor de la solicitud de mar. Así lo hicieron los bolivianos pero algo no salió como él lo planeaba: llegaron con carteles en su contra.

Le salió mal

“Mar sí, Evo No” o “Respeto a la Constitución” fueron algunos de los mensajes que se podía leer en los carteles de los manifestantes bolivianos que legaron al centro de La Haya a protestar, tal como el mismo Morales había convocado.

“Evo, respete nuestro voto y nuestra democracia”, le indicaban al presidente andino, quien quiere ir por la reelección en el cargo pese a que la Carta Magna de ese país no lo permite.

Elecciones

Tanto así que incluso Morales ha buscado varios mecanismos que le permitan tener un período más como mandatario, pero aún no da con una fórmula que permita acallar a sus opositores.

Cabe mencionar que las elecciones bolivianas, si se dan según lo planificado, están estipuladas para 2019.

Respaldo

Pese a que este grupo pudo amargarle la jornada al mandatario andino, cabe mencionar que la solicitud hecha por su gobierno de igual tuvo repercusiones en otros países de Europa.

De esta manera, al Ministerio de Comunicación de Bolivia llegaron varios comentarios en Twitter con residentes bolivianos en Francia, España o Italia, todos respaldando la postura boliviana de acceso al mar.

Es más, afuera del palacio de la Corte Internacional de justicia también llegaron manifestantes a respaldar la solicitud boliviana de acceso al mar.

Ello se suma a las jornadas de vigilia que se han organizado en distintas partes de Bolivia, todos con el objetivo de mostrar una señal de identificación con el reclamo de su país en el tribunal de La Haya.

/gap