El último capitulo emitido de “Perdona nuestros pecados” dejó algunos tensos momentos. Y es que Villa Ruiseñor parece convulsionado a fines de la década de los 50, con situaciones en distintas partes del pueblo y secretos que salen a la luz. Por ejemplo, Silvia encaró a Armando Quiroga y le dijo que sabía que dormía con su hija, Gerardo supo que “Carne amarga” es hermano de Armando Quiroga y, por ende, familiar de él. Además, María Elsa leyó y lloró la carta que el padre Reynaldo le envió y donde le confesaba que había pecado con otra mujer.

Lo presentó en la cárcel de una manera muy particular😅