Específicamente a las 13:15 horas de ayer martes comenzó oficialmente el otoño. El inicio de esta estación está marcado por un fenómeno astronómico conocido como el equinoccio de marzo.

Este hecho, donde el Sol se encuentra alineado con el Ecuador, produce que la duración del día sea similar a la de la noche y es el instante en que los dos polos de la Tierra se encuentran a la misma distancia del sol.

Al igual que los solsticios, que marcan el inicio del verano e invierno y son el punto en que el Sol se encuentra en el más lejano a la Tierra, los equinoccios ocurren dos veces por año. Durante el equinoccio, la inclinación del eje de la Tierra es perpendicular a los rayos del Sol, que en esta oportunidad se ubicará en el “punto de Aries”. Por otro lado, se prevé que el solsticio que de inicio al invierno ocurra el 21 de junio.

/gap