“Mañana a las 12.00 tengo un evento contra el bullying por si alguien quiere ir”. Con esa frase, el ministro de Educación, Gerardo Varela, bromeó en una de sus intervenciones durante su participación en la sesión de la comisión respectiva de la Cámara tras varios cuestionamientos de algunos diputados que integran dicha instancia, a propósito de sus columnas antes de ser ministro, de sus declaraciones en la entrevista publicada por Reportajes de La Tercera y por la exposición que acababa de hacer.

Y es que su presentación fue considerada carente de detalles sobre futuros proyectos de ley y respecto de las inversiones que se pretenden hacer en primera infancia.

La diputada Camila Vallejo fue una de las más duras: “Aprovecho la oportunidad para pedir que se pueda caminar y mascar chicle a la vez, yo entiendo que el Ministerio de Educación tiene que supervisar e implementar la reforma y me parece que es parte de nuestra labor velar porque eso se cumpla. Me parece también que una parte del ministerio estará preparando una agenda legislativa”.

Vallejo dijo también que el gobierno debe aclarar de dónde van a surgir los recursos para aumentar la inversión en educación parvularia, “considerando que se anunció una baja en los impuestos a las grandes empresas” y pidió saber cómo se van a priorizar esos fondos.

En tanto, Varela anunció “el retiro mental” de las dos últimas leyes presentadas por el gobierno anterior en educación. Esto significa, según explicó el ministro, que las están revisando para ver los cambios que va a introducir el gobierno.

Por ejemplo, en el proyecto de ley miscelánea manifestó no estar de acuerdo con ampliar el plazo a ocho años para que los colegios que han sido mal evaluados por las agencias de calidad de la educación sean cerrados. “No creemos que sea justo con los niños que están en un colegio malo mantenerlo sin cerrar”, afirmó Varela.

/gap