El ministro de Obras Públicas, Juan Andrés Fontaine, se refirió al alza del costo del TAG que ha generado la molestia de los automovilistas y que incluso llevó a la agrupación No+TAG a manifestarse en diferentes puntos de la capital.

Ante esto, el titular de la cartera, dijo que el descontento es “entendible”, pero señaló que hay que entender “que esta es la forma de financiar obras públicas que son calidad de vida para la gente”.

“Estas obras públicas se han concesionado, están reguladas por contrato, y no se pueden cambiar sin la anuencia de ambas partes. Es cierto que hoy son relativamente caros a como eran en el pasado, pero esos peajes partieron siendo baratos y contenían una tasa creciente de aumento a lo largo de los años que está llegando ahora”, explicó.

A pesar que desde el Gobierno reiteraron sobre su disposición a “dialogar” con los manifestantes previo a las protestas, lo que finalmente no se concretó.

Sin embargo, Fontaine fue claro en indicar que “estos peajes más altos compensan en parte peajes que fueron más bajos”, y señaló que “no pueden cambiarse las reglas del juego después de que ya se crearon”.

/gap