El 12 de enero pasado, el ministro del Interior, Mario Fernández, envió un oficio de seis páginas al Senado. En el documento se adjuntó una minuta con información de robos con violencia e intimidación a vehículos motorizados a nivel nacional desde enero a agosto de 2017: los comunmente conocidos como portonazos. Los antecedentes fueron levantados por el Departamento de Estudios y Evaluación de Programas, de la Subsecretaría de Prevención del Delito.

De acuerdo con el informe, que se hizo público recién ahora, en Chile se registraron durante esos ocho meses un total de 1.262 casos de estos delitos. Este número dividido por 243 días (transcurridos entre enero a agosto de 2017) da un promedio diario de cinco atracos a conductores que perdieron sus vehículos.

No obstante, durante ese período se registró una baja de 4% en comparación con los mismos meses de 2016, cuando hubo 1.315 de estos ilícitos. Fue, de hecho, durante ese año que se generó el peak de estos casos desde 2010.

En el oficio se explica que el portonazo corresponde a un concepto popular y no a un delito descrito en el Código Penal. Se detalla que este nuevo concepto describe el modus operandi de personas que tratan de apropiarse de un auto mientras el conductor se baja para abrir el portón o reja de un lugar, es por esto que este hecho no está registrado como tal en las bases de Carabineros.

Por lo tanto, “para la obtención de estos datos se utilizan los robos con violencia o intimidación en los que se informó que el bien sustraído corresponde a un vehículo motorizado”, se indica.

Por región

Respecto a la distribución de los portonazos en Chile, la región que registra la mayor cantidad de estos hechos es la Metropolitana, que concentra el 59,4% con 749 casos durante el periodo del año pasado. Le sigue Biobío, que agrupa el 10,8% del total con 136, y en tercer lugar esta Valparaíso con el 9,3% (117 casos). En cuarto puesto Antofagasta, que concentra el 5,4% del total con 68 casos.

En relación con las mayores variaciones en comparación con el mismo periodo de 2016, la VIII Región presenta el alza más importante (88,9 %) con 64 casos más.

José Patricio Aravena, fiscal jefe de la Unidad de Análisis Criminal de la Fiscalía Regional del Biobío, dijo que “en marzo del año pasado, a partir del análisis creado por esta unidad se constató esta situación de los portonazos y el fiscal regional declaró un foco investigativo por robo violento de vehículos”.

En ese sentido, explicó que la persecución del ilícito está a cargo de un persecutor que está trabajando con un equipo especial de la Brigada Investigadora de Robo (Biro) de la PDI, “para efecto de hacerse cargo del problema”.

Aravena detalló que “el foco investigativo lo tenemos concentrado en parte del Gran Concepción, constituido por Concepción, Talcahuano y Hualpén. Y en ese territorio donde ocurren los robos violentos de vehículos, el 46% corresponde a portonazo en sentido estricto, es decir, los que ocurren al llegar o salir de las viviendas”.

Desde la creación de este foco investigativo, Aravena señaló que el Ministerio Público ha logrado la formalización de al menos 15 personas que conforman a lo menos cuatro bandas distintas dedicadas a cometer portonazos.

En tanto, para José Miguel Ortiz, coordinador regional de la Subsecretaría de Prevención del Delito, explicó que “el incremento no ha sido muy alto y coherente con el aumento del parque automotor. Hoy el 80% de los chilenos tiene acceso a tener un automóvil. También ocurre en autos con menores medidas de seguridad, y nos hemos dado cuenta de que hay bandas que son de la Región Metropolitana y se van a regiones, pero principalmente son delincuentes locales”.

Por comuna

Según el informe, La Florida es la comuna con mayor frecuencia de casos a nivel país, concentrando el 10,9% del total de portonazos en Chile (138). Sin embargo, presenta una disminución con respecto al mismo periodo del año pasado de un 15,3%, con 25 casos menos que en 2016.

Le sigue Lo Espejo, que agrupa el 4,4% del total de los casos a nivel nacional (55 casos). Además registra un aumento de un 14,6% en comparación con 2016, con siete casos más.

Y en tercer lugar está La Granja, con el 4,1% del total. Esta comuna presenta un alza de un 30% en relación con los casos ocurridos en 2016, con 12 delitos más.

Felipe Díaz, jefe de la Fiscalía de Análisis Criminal de la zona oriente, dijo que “La Florida dentro de nuestras comunas es la que concentra un mayor índice de incidencia en este delito en relación a las otras comunas. De hecho, del 100% de los portonazos cometidos en 2017 a nuestras comunas, más del 25% tiene lugar solamente en La Florida. Sin embargo, hay comunas aledañas a La Florida, como por ejemplo Macul o Peñalolén, que tienen una incidencia bastante baja, lo que puede explicarse porque son más pequeñas”.

Díaz destacó la implementación de tecnologías como lectores de patentes y semáforos antiportonazos, y una serie de medidas para enfrentar esta situación.

“Hay otras comunas que poseen un importante parque automotor y, en cambio, han tenido una menor incidencia como, por ejemplo, en Las Condes (…) tiene seguridad municipal importante y muchos planes asociados a este tipo de delitos”, señaló. Por ello, aseguró que se han gestionado reuniones para que las mejores experiencias de Las Condes y Lo Barnechea se exporten a otras comunas.

En tanto, la directora de la Dirección de Protección Ciudadana de La Florida, Alejandra Salazar, indicó que “no somos la comuna con más portonazos, sino que somos la que tiene mayor cantidad de vecinos que denuncian este tipo de actos”.

Señaló que “a raíz de esto el municipio implementó un plan de seguridad antidelincuencia y se compraron drones, lectores de patentes de autos robados, cámaras de vigilancia, reductores de velocidad (lomos de toro) y más de tres mil alarmas comunitarias que permiten que nuestros vecinos estén organizados con nosotros y Carabineros. Esto permitió que los portonazos disminuyeran en un 15,3 %”.

Detenidos

El documento detalla que entre enero y agosto del año pasado se registraron 221 detenidos. De ellos, el 89,6% corresponde a hombres y solo el 10,4% a mujeres. En relación con la edad, 57 tenían entre 14 y 17 años, 121 entre 18 y 29 años, y 40 entre 30 y 49 años. Los 221 detenidos representan un 16,9% menos que en igual periodo de 2016, año en que hubo 266 casos.

De acuerdo con fiscal Felipe Díaz, “hay un alto porcentaje de sujetos (autores de portonazos en la zona oriente) que tienen domicilio en la zona norte de Santiago, fundamentalmente Quilicura y Huechuraba”. Agregó que “hay una alta incidencia de sujetos que residen en las comunas de la Granja y La Pintana, respecto de hechos cometidos en La Florida fundamentalmente, y en Macul y Peñalolén”.

Respecto a cómo operan, Díaz detalló que en la mayoría de los casos, son bandas de tres o cuatro personas.

“Llegan en autos que generalmente tienen cuatro puertas y permiten que uno se mantengan en el vehículo. El auto que conducen generalmente ha sido robado en horas previas. Se baja el copiloto y una o dos personas de los asientos traseros y ellos son quienes desarrollan los hechos asociados al delito, la intimidación, la amenaza con el uso de armas cortopunzantes o con armas de fuego. Llegan en un auto y se van en dos autos”, explicó el fiscal.

/gap