“¿Fake o realidad?”. Es lo primero que a una le viene a la cabeza cuando ve un vídeo surrealista -que si fuera cierto sería una historia curiosa- como el que ha hecho circular la gente de The Rider Post.

La historia se pone fea cuando entra otro personaje con un rifle en la mano y apuntando al encargado le pide todo el dinero. Uno de los skaters, escondido en un pasillo, lanza su patín contra el mostrador, lo que despista el tiempo suficiente al atracador para que el otro, desde atrás, le salte encima y entre los dos logren reducirlo.

El mundo está cargado de historias así, por tanto no es la “verosimilitud de la historia” lo que nos puede hacer dudar. Sin embargo, por cómo se desarrollan las cosas y por el hecho de que haya tan poca información sobre localización y demás, hace sospechar… ¿Fake o realidad?