Un hombre que dijo actuar en nombre del grupo yihadista Estado Islámico abrió fuego y tomó rehenes este viernes en un supermercado del sur de Francia, indicó un fiscal local.

Sindicato de policías asegura que el hombre parapetado en el supermercado habría asesinado a por lo menos un rehén.

La justicia antiterrorista se hizo cargo de la investigación de este ataque, que el primer ministro francés, Edouard Philippe, calificó de inmediato de “serio”.

Las fuerzas de seguridad respondían a dos incidentes separados el viernes por la mañana, uno en un supermercado en la ciudad de Trebes y el segundo en la vecina ciudad de Carcasona, donde un policía resultó herido de bala. No estaba claro en un primer momento si los dos incidentes estaban relacionados.

En Trebes, un hombre entró “hacia las 11:15” (10:15 GMT) en un supermercado SuperU y “se escucharon disparos”, según la fiscalía local. Un testigo declaró que gritó “Alá Akbar” al entrar en el comercio, precisó la fuente de seguridad. Según la policía, una o dos personas resultaron heridas de bala.

El atacante dijo actuar en nombre del grupo Estado Islámico (EI), según la fiscalía. Las autoridades locales anunciaron en Twitter que el sector estaba acordonado y pidieron a la población que “facilitara el acceso a las fuerzas del orden”.

Si se confirma el vínculo con el Estado Islámico, este ataque sería el primero importante desde la elección del presidente Emmanuel Macron en mayo pasado.

La toma de rehenes se registra cuando Francia continúa en alerta tras una serie de atentados desde el ataque contra la sede del semanario satírico Charlie Hebdo en enero de 2015, que dejó 12 muertos.

La ola de atentados yihadistas dejó un total de 238 muertos y cientos de heridos en 2015 y 2016. Varios de esos ataques o intentos de ataque apuntaron a militares o policías.