Con indiferencia se tomó Jorge Luchsinger, hijo del matrimonio Luchsinger-Mackay, la noticia de que la Corte Suprema rechazó el recurso de amparo interpuesto por el machi Celestino Córdova.

Cabe destacar que el comunero lleva más de 100 días en huelga de hambre, en medio de la condena por 18 años que cumple como responsable de la muerte de esa pareja en un incendio intencionado.

“La verdad que ayer estuve dándole vueltas al cuento y nosotros no somos políticos, nos hemos visto involucrado en esto. Tenemos que seguir con nuestras vidas y en eso estamos”, afirmó.

“La trifulca que se arma respecto al condenado, para mí asesino de nuestros padres, creo que hay que contextualizar, es la punta de iceberg de un proceso que viene de antes”, agregó.

En ese sentido, el hijo del matrimonio se dio tiempo para explicar las causas del descontento mapuche y el conflicto que se vive en La Araucanía.

“Hay que ver dónde ocurrieron los hechos, esto ocurrió a madrugada del 3 al 4 de enero del 2013 en una casa propiedad de mis padres que estaba dentro de un campo, que había sido adquirido por mis padres en el 95 y formaba parte de campo que compró mi abuelo en el 1936”, comenzó diciendo.

“Aquí se habla mucho de los colonos, somos descendientes de colonos, pero estos campos habían sido comprados a particulares y previamente habían sido rematados por el Estado. Entonces aquí quiero ir al tema de que el gran responsable es el Estado que en su momento remató estas tierras fiscales”, soltó.

En relación a la actual situación de Córdova, Luchsinger señaló que «fue condenado y tiene que ir a prisión sabiendo que en el sistema chileno puede cumplir la mitad de la pena y tener beneficios carcelarios».

Beneficios

Sobre los beneficios, afirmó que «hemos ido aceptando, pero llegamos hasta hace unos dos meses atrás en que la Comisión de DDHH de la Cámara de Diputados empieza a interceder por él porque sus voceros actúan para que salga de cárcel con un beneficio carcelario extremadamente beneficioso”.

“Por el apoyo político de ciertos sectores o de ciertos grupos aquí se ha presionado y él ha presionado con huelga de hambre, no es la primera, para tener beneficios especiales. Lo que nosotros hemos manifestado es que esta persona debe tener los mismos privilegios que cualquier reo en Chile», añadió.

En esa misma línea, indicó que «nadie quiere que esta persona se muera, tienen que preocuparse por razones humanitarias o políticas, de que esta persona baje la huelga de hambre”.

Por último, se refirió a las presiones de Córdova, como la huelga de hambre, y los beneficios que ha tenido en el juicio gracias al Convenio 169.

«Esto es un poco más parte del show que hacen para pedir y exigir cosas, el problema es quien se lo acepta”, finalizó.

/psg