Un día después de que su hijo fuera formalizado por los delitos de tenencia ilegal de armas, parricidio frustrado, daños, lesiones y amenazas; Raquel Argandoña habló por primera vez en el matinal Bienvenidos de lo ocurrido con su hijo Nano Calderón, quien acuchilló a su padre el pasado 11 de agosto.

En conversación con Amaro Gómez-Pablos, la co animadora del matinal de Canal 13 indicó que “somos una familia muy extraña, los cuatro que integran mi familia, Kel, el Pelao como le digo a mi hijo, Hernán y yo somos de personalidad muy fuerte, cuando discutimos, discutimos muy fuerte”. Junto con ello, dejó en claro que no tenía consciencia de la violenta relación que tenía su ex pareja junto a su hijo menor.

Argandoña aseguró que la audiencia de formalización la vio sola y que así ha vivido este proceso desde hace una semana. “Este es el segundo proceso más fuerte que me ha mandado la vida. El primero fue cuando perdí la tuición de mis hijos”, señaló.

A la hora de explicar sus razones para hablar, expresó que “es un deber contar lo que he sentido, soy mamá, creo que las mamás se van a poner en mi lugar y deben imaginarse el estado en que he estado todos estos días”.

Uno de los momentos en donde Raquel Argandoña se quebró durante la entrevista en Bienvenidos, fue cuando explicó que quienes deberían ir a la justicia son ella y Hernán Calderón padre. “Nosotros fallamos como papás. Quizás por darle económicamente todo lo que a lo mejor no tuvimos cuando fuimos jóvenes, descuidamos a nuestros hijos. Me gustaría pedirles perdón tanto a Kel como a mi hijo por haber fallado como padre”, dijo, e insistió en que “nosotros somos los grandes responsables, yo y Hernán padre”.

En relación a la querella de Calderón Salinas contra su hijo por parricidio frustrado, ella aseguró que “Hernán quiso asustarlo pero nunca matarlo. Para mi hijo, Hernán era un súper papá y cuando se entera de estos WhatsApp que su polola le mandó mucho tiempo… y de posibles tocaciones, obviamente no puede entender que su papá le haya hecho tocaciones a su polola. Es muy fuerte, Amaro. Es muy fuerte. Mi hijo nunca, te doy mi vida, nunca pensó en asesinar a su papá”.

Raquel Argandoña insistió en la entrevista con el matinal Bienvenidos que “toda mi familia necesita tratamiento, somos una familia de mierda. Necesitamos tratamiento, obvio que sí, somos una familia muy expuesta y es por mi trabajo que mis hijos también se ven expuestos, pero tengo que asumirlo. Soy valiente y lo asumo”.

En cuanto las críticas de Kel contra su hermano, indicó que “no voy a criticar a mi hija, soy madre de dos hijos y los amo igual. Tal y como apoyé a Kel en su juventud, voy a apoyar a Hernán en esto. No voy a criticar a mi hija, son impulsos que demuestran que ninguno de nosotros somos normales, que necesitamos ayuda”.

Consultada respecto a por qué Nano Calderón llegó a la clínica siquiátrica, indicó que es porque “se da cuenta que el papá lo único que quiere es secarlo en la cárcel. Se lo dije muchas veces a Hernán papá, resolvamos esto porque puede ser sin retorno. Si mi hijo se mata, yo me mato. Solo una madre sabe lo que siento”.

“Pensé que era la mejor mamá. Con la Kel no puedo hablar, ella no me habla desde que pasó esto. Por eso, yo sé que ellos ven mucha televisión, sobre todo este caso. Pero como no te puedo ver hija, y a Hernán papá que tampoco ya me reciben los mensajes, no pudras a tu hijo en la cárcel, él necesita ayuda y lo sabes. Hernán el error fue nuestro, y a la Kel, perdóname“, dijo entre lágrimas.

/psg