Katherine Parra, la mamá de la joven de 17 años que fue descuartizada por su propio hermano, no cree que su hijo haya cometido el macabro crimen.

“No creo que esto sea verdad, ellos se querían tanto que es ilógico pensar que él le pudo haber hecho eso a su hermana”, dijo al matinal “Hola Chile” de La Red.

“Su hermano la cuidaba mucho, se peleaba conmigo por defenderla (…) la quería mucho, yo no creo que esto sea verdad, porque se querían”, agregó.

Parra contó que Axel estaba empastillado el día del crimen. “Las pastillas crean una reacción de resaca al otro día, como de ira, que odiai a todo el mundo (…) tiene reacciones agresivas después de las pastillas”, dijo.

“Mi hijo consumía clonazepan, relajantes musculares en mucha cantidad”, comentó.

La progenitora sostuvo que su hijo cambió a los 6 años, cuando vio morir a su papá. “Su papá lo sacó del agua, por lo que el Axel se siente un poco culpable, eso lo marcó mucho, lo hizo insensible (…) él se corta, le gusta la sensación de sentir dolor”.

Katherine dijo que perdonó al joven. “Axel es mi ‘Negro’ y la ‘Gata’ era mi guagua. Voy a cuidarlo, voy a venir a verlo. Siempre apoyaré a mi hijo. Lo amo mucho”.”No tengo el derecho a juzgar a la gente, todos cometemos errores”, cerró.

/gap