/La

El incremento de 0,5% que registró la inflación en enero de este año, sorprendió de tal manera las expectativas del mercado -que apostaban a un dato en torno a 0,2%- que la gran mayoría decidió cambiar sus perspectivas respecto a la decisión que tomaría el Banco Central en febrero con la tasa de interés, estimando que el ente rector preferiría mantener su actual nivel al menos un mes más, situación que en definitiva terminó siendo así.

Si bien los agentes coincidían -según los distintos sondeos- en que el recorte de la TPM se daría entonces en la próxima reunión del 16 de marzo, los expertos reconocen que en los últimos días aparecieron nuevos temores inflacionarios que amenazan con que se repita la historia del mes anterior.

Esto luego de que economistas advirtieran que el Indice de Precios al Consumidor (IPC) del segundo mes del año traería una nueva sorpresa al alza, ubicándose en un rango entre 0,3% y 0,4% por sobre el 0,2% previsto en las últimas encuestas del BC. Perspectivas que coinciden con los precios de los activos, que también pasaron a estimar un registro similar al del mercado.

¿Qué explicaría el mayor aumento? Los expertos coinciden en que los precios de los alimentos son los que principalmente estarían presionando la inflación en febrero, dato que podría alcanzar un 2,9% en doce meses de registrar 0,4% en dicho mes.

Tercera

/gap