Kika Silva estuvo por partida doble en la televisión. Primero en el estreno de su programa Proyecto Arca, en Canal 13, y luego como invitada al inicio de la nueva temporada de La Divina Comida, en Chilevisión.

La guapa modelo, ex atleta y actual rostro televisivo recibió en su hogar al grupo conformado por Fernanda Hansen, Miguelo y Rodrigo Díaz. Fue tan celebrada como anfitriona, que finalmente ganó el episodio.

En la sobremesa, Kika fue tan espontánea y cálida como siempre. Comentó sobre el viaje de cinco meses que realizó a México, para trabajar de modelo, en medio de uno de sus quiebres con ex su novio, el piloto de rally Benjamín Israel. La pareja duró diez años y hoy son muy amigos.

También le consultaron si alguna vez compró un juguete sexual. Estas fueron parte de sus respuestas:

Kika Silva: “Me fui a modelar (a México). Me habían ofrecido ponte tú que en diciembre, y yo pololeaba, entonces no. Tenía 19 años. Entonces, imposible irte a vivir lejos del pololo. Me llaman, ‘¿quieres irte?’, y yo justo había terminado. Había terminado varias veces entre medio, pero por períodos muy cortos. Entonces andaba como entre sufriendo, entre que me quiero ir. Y me fui.

“Lo pasé súper mal, pero fue muy bueno. Porque era muy peligroso, era todo un ‘cuídate’. Y pasaba mucho allá que las mismas modelos te invitaban a estos viajes a Dubai, que te pagan todo, todas estas historias que en verdad existen.

“Sí (la invitaron a Dubai). Porque, por ejemplo, había una fiesta en el pent house, que era tal día, que se sabía que eran puros gallos con plata, iban puras modelitos, y modelitos chicas que no entendíamos mucho. Entonces te invita la amiga modelo del casting, y tú sola te haces las amigas allá, y es fácil. Pero fue power.

“También pasé un minuto medio depre allá. Me pasó que fumaba marihuana todos los días, tengo que decirlo. Un período en que yo estaba mal. Hasta que me di cuenta. Allá era fácil, y yo vivía en un departamento muy oscuro. Imagínense oscuro, antiguo, de dos piezas, siete u ocho modelos, en unas piezas chicas, camarotes, nunca se me va a olvidar, de fierros rosados. Fue muy tenso, pero también eso me hizo crecer y me sirvió mucho.

“Fueron cinco meses, y me fue súper bien. Yo me debería haber quedado, pero no quise, quería ver a mi familia, mis amigos. Quería ver a mi pareja, que habíamos terminado, porque entremedio volví, en el viaje. Esa fue la mayor razón por la que volví.

“Te mueres lo amigos que somos hoy día (con Benjamín Israel), y de verdad. (Es mayor que ella) Pero es como si fuera menor, en verdad. Es deportita, entonces tiene otras prioridades. Hoy en día somos más hermanos que pareja, pero en verdad que estoy en mi mejor momento. Me sirvió para crecer.

“He ido y he comprado (juguetes sexuales). Siempre en una cajota muy escondida de mi mamá, eso sí” –MIRE AQUI EL VIDEO. MINUTO 50-.

/gap