Mucho se ha especulado en torno a algunas de las futuras características del Galaxy Note 9. Durante los últimos días ha tomado especial relevancia la posibilidad de que el phablet con S Pen de Samsung introduzca el sensor de huellas en su pantalla. Sin embargo, la batería del Samsung Galaxy Note 9 podría ser realmente una de las novedades más destacadas y apreciadas.

Si la última filtración acaba por confirmarse, la batería del Samsung Galaxy Note 9 se convertiría en uno de las características estrella del modelo. Lo sería puesto que la autonomía es uno de esos apartados de la ficha técnica que más protagonismo acapara. Al fin y al cabo, es una de esas prestaciones que más influye en el día a día puesto que determina en gran medida cuánto tiempo podemos usar un smartphone sin necesidad de recurrir al enchufe, con lo que ello implica.

Batería del Samsung Galaxy Note 9 con 3.850 mAh

La información ha fluido a través del perfil de Twitter de uno de los leakers del momento. Dicha información no solo deja ver que Samsung finalmente sí optaría a incluir sensor de huellas bajo la pantalla, sino que la capacidad de la batería del Samsung Galaxy Note 9 crecería de forma notable. Tanto como para alcanzar los 3.850 mAh.Batería de un dispositivo Samsung Galaxy

Dado que la batería del actual Galaxy Note 8 está cifrada en 3.300 mAh, queda patente que esos 580 mAh extra podrían suponer un importante incremento de la autonomía a nivel general. De hecho, esta característica sería única en la ficha técnica del Samsung Galaxy Note 9 puesto que es la batería de mayor capacidad registrada en un modelo Galaxy Note. Y es que durante los últimos años ese dato se ha movido entre los 3.000 y 3.200 mAh.

Un paso adelante

El dato es especialmente interesante no solo por el supuesto aumento de la autonomía. Hemos de tener en cuenta acontecimientos pasados. Y es que el malogrado Samsung Galaxy Note 7, que incorporaba batería de 3.500 mAh, tuvo que ser retirado del mercado por un problema de diseño interno que afectaba a dicha batería. En consecuencia, por seguridad, Samsung reducía la capacidad de la batería no solo del modelo resultante, el Galaxy Note FE, sino que repercutía de alguna manera en el Galaxy Note 8 que, repetimos, cuenta con 3.300 mAh.

Por tanto, si todas las sospechas son ciertas, la batería del Samsung Galaxy Note 9 se convertirá en un gran aliciente de compra para los amantes de los Galaxy Note, y también para potenciales clientes que ven en las baterías de generosa capacidad un motivo de elección de nuevo smartphone. Sin embargo, es igualmente un síntoma de que Samsung ha dejado atrás definitivamente los problemas de batería experimentados en la anterior generación del Note.

/psg