• Reforma Procesal Penal

Reformar la Reforma Procesal Penal, que actualmente minimiza el accionar de la policía civil y uniformada. Hay que restituirles a ellos la facultad de investigar, porque son quienes están preparados para hacerlo. Y no dejar este procedimiento vital en manos de los fiscales, ellos son abogados y como tal su papel debe estar en los Tribunales. La policía civil y uniformada está atada de manos. Deben esperar a recibir la orden de la Fiscalía para actuar. Orden que llegará tarde, mal y nunca. Esta  faceta es la peor de todas de la Reforma y sólo se soluciona al restituirle la facultad de investigar a quienes han sido preparado para hacerlo: los efectivos policiales, sean carabineros o detectives.

 

  • Reforma Previsional

Modificar la reforma previsional, para dignificar las pensiones de todos los chilenos. La ecuación es sencilla: hoy los trabajadores cotizan el 10%. Si se aumenta en un 2%, cada aporte personal llega a un 12%. Agregado al 5% que aportarán los empleadores, tenemos un 17% de aumento, monto que iría directamente a la cuenta del trabajador, mejorando considerablemente el monto de su pensión (casi un 70% más de lo que recibe actualmente). Y el fondo solidario del 5% propuesto por el gobierno, sería el aporte directo del Estado, pero controlado por un sistema privado.

 

  • Impuestos

Bajar los impuestos, única manera de recuperar la confianza de los empresarios nacionales e internacionales, lo que generaría inversiones, trabajo y por ende mayor recaudación final en tributación, producto del lógico aumento del consumo interno.

 

  • Inversión

Cambiar la política de inversión en el mercado de capitales, los que se ven habitualmente afectados por las crisis internaciones, cada vez de mayor ocurrencia. Al menos 50% de esos fondos deben invertirse en el país, en la construcción de carreteras, viviendas y hospitales, con las ganancias lógicas y seguras para las AFPs que se ganen las respectivas licitaciones para su operación.

 

  • Codelco

Vender el 30% de Codelco en acciones en la Bolsa de Londres, dejando el 70% restante de propiedad del Estado. De inmediato tendríamos 60 mil millones de dólares, cifra que generaría importantes recursos, lo que permitiría destinar unos 10 mil millones de dólares para reactivas las regiones mineras y levantar las zonas afectadas por las últimas catástrofes.

 

  • Descentralización

Es imprescindible una descentralización real y efectiva para permitir el desarrollo de las regiones. Elección de Intendentes que tengan atribuciones, autonomía y autoridad suficiente para tomar decisiones en favor de su Región y no se transformen en simples receptores de las instrucciones que emanan desde Santiago

 

 

 

 

  • Incentivos tributarios

Beneficiar directamente a las zonas afectadas por catástrofes, especialmente el caso de los últimos incendios forestales. Incentivar de esta manera el traslado de empresas manufactureras, que darán trabajo a una zona muy afectada por la cesantía. Estos beneficios deben otorgarse a las empresas locales para que resulten competitivas

 

  • Fondos Regionales

Establecer un control estricto de la forma en que los CORE utilizan los Fondos Regionales. Hoy la mayor parte de los mismos son destinados a clientelismo político. Lo mismo vale para las Municipalidades, que dilapidan recursos fiscales en viajes que no reportan ninguna utilidad posterior a la comunidad

 

  • Contraloría

Necesita independencia y recursos. Con la nomenclatura actual no tienen personal suficiente para cumplir con las demandas que exige el país en cuanto a fiscalización. El fraude de Carabineros no se habría producido con un servicio contralor competente.

 

  • Minería

Es necesario tomar medidas para superar la situación crítica que afecta a las regiones mineras. Una alternativa es ampliar la Zona Franca Industrial, vigente para Tocopilla a todas las provincias del Norte Grande: Tarapacá, Arica y Parinacota, Antofagasta y Atacama

  • Guardias privados

Implementar en cada región cursos obligatorios para guardias privados de tal modo que cada región disponga de un contingente suficiente con conocimiento básico de las leyes del tránsito, lo que permitirá que desarrollen funciones que hoy ejecutan Carabineros, liberando a la policía universidad para otros menesteres. Tendrán una vestimenta de color uniforme para todo el país, solamente diferenciados por el escudo de la Municipalidad a la que pertenecen.

/Escrito por Waldo Mora Longa,periodista y ex Diputado de la República