Un grupo de Senadores han propiciado un proyecto para que las personas puedan acceder a sus fondos de pensiones para poder enfrentar la pandemia del coronavirus, retirando hasta al 10% de sus fondos previsionales.

La normativa fue ingresada por la senadora de la Democracia Cristiana (DC) Yasna Provoste, el independiente de la bancada DC Pedro Araya y el independiente Carlos Bianchi.

Según el ex diputado y ex Intendente, Waldo Mora Longa, la iniciativa va en la línea correcta, ya que para nadie es un  misterio que esta pandemia ha generado una crisis económica importante.

Sin embargo Mora, no coincide con los senadores mencionados en la forma del retiro de fondos que presenta el proyecto:

“Estimo que esa solución es más efectista que efectiva, porque en el caso de las pensiones bajas, el retiro de un 10% ayudaría muy poco a los beneficiados. Personalmente, lo que yo propondría es un préstamo del 30% del fondo que tiene acumulado cada uno de los cotizantes en las AFP.

“Eso, evidentemente, sería una cantidad bastante mayor y que efectivamente permitiría solucionar los problemas de los chilenos, que no sólo vienen ahora por la pandemia, sino que se extienden desde el 18 de octubre, cuando el mal llamado estallido social fue una puñalada al corazón para la economía chilena”

“¿Y porqué hablo de un préstamo? pregunta Mora. Porque si este se otorga con la tasa comprobadamente más baja del mercado, el beneficiado si logra salir de su difícil momento económico, podrá ir pagando en cuotas a su alcance, hasta recuperar nuevamente la totalidad del fondo acumulado en su sistema previsional. Ahora, el que no puede o no quiere pagar sabe que a la postre se afectará su jubilación final”.

POSTERGAR EL PLEBISCITO

El periodista y director de Radio Santiago, Waldo Mora Longa, también aprovechó la oportunidad para extenderse en otros temas relacionados con la política y la pandemia:

“Creo que definitivamente el gobierno debiera anunciar la postergación del plebiscito. ¿Para qué esperar hasta el momento en que esto ya sea impracticable? Hoy por hoy, la inmensa mayoría de los chilenos tiene preocupaciones mucho mayores e inmediatas que el famoso cambio de la constitución. Seguir adelante con la mantención de la fecha para el 25 de octubre significaría tener que destinar recursos que el país no los tiene y que obviamente se necesitan para otras necesidades, todas ellas relacionadas con el coronavirus y sus consecuencias. Además que nos haría caer en un estado de polarización muy contrario a la unidad que está promulgando el propio Presidente Piñera”.

“De una vez por todas se debe restablecer, con un acuerdo que debieran suscribir todos los partidos democráticas, el respeto a las policías civiles y uniformadas, así como también al ejército. Chile necesita más que nunca tener autoridad si es que se quiere detener este espiral de contagiados y muertos que ha dejado el covid-19. No es posible que un sujeto sea detenido cerca de 20 veces por infringir las disposiciones legales en tiempos de cuarentena. Esa es una burla y los jueces que lo permiten son cómplices de que estas situaciones se sigan repitiendo a diario, ya sea en comunas en cuarentena o en horario del toque de queda”.

“Volviendo al plano económico – concluye Mora- es necesario que desde las carteras ministeriales atingentes se entienda que la situación de las pymes, los trabajadores independientes y de la gran mayoría de la población es extremadamente grave. Por lo mismo, hay que tomar medidas concretas para ir en auxilio de esa enorme masa de chilenos que lo está pasando muy mal y cuyo futuro se ve aún más negro. Por ejemplo, eliminar el impuesto a los combustibles y bajar el IVA al mínimo en la canasta de los productos básicos puede ser una buena solución”

PROPUESTAS

Cabe recordar que al asumir este nuevo gobierno de Sebastián Piñera, Waldo Mora Longa se reunió con altas autoridades en el Palacio de La Moneda y le hizo entrega de las siguientes propuestas.

Si alguna de ellas se hubieran hecho efectivas, tal vez hoy otro gallo cantaría:

 

 

 

  • Reforma Procesal Penal

Reformar la Reforma Procesal Penal, que actualmente minimiza el accionar de la policía civil y uniformada. Hay que restituirles a ellos la facultad de investigar, porque son quienes están preparados para hacerlo. Y no dejar este procedimiento vital en manos de los fiscales, ellos son abogados y como tal su papel debe estar en los Tribunales. La policía civil y uniformada está atada de manos. Deben esperar a recibir la orden de la Fiscalía para actuar. Orden que llegará tarde, mal y nunca. Esta  faceta es la peor de todas de la Reforma y sólo se soluciona al restituirle la facultad de investigar a quienes han sido preparado para hacerlo: los efectivos policiales, sean carabineros o detectives.

 

  • Reforma Previsional

Modificar la reforma previsional, para dignificar las pensiones de todos los chilenos. La ecuación es sencilla: hoy los trabajadores cotizan el 10%. Si se aumenta en un 2%, cada aporte personal llega a un 12%. Agregado al 5% que aportarán los empleadores, tenemos un 17% de aumento, monto que iría directamente a la cuenta del trabajador, mejorando considerablemente el monto de su pensión (casi un 70% más de lo que recibe actualmente). Y el fondo solidario del 5% propuesto por el gobierno, sería el aporte directo del Estado, pero controlado por un sistema privado.

 

  • Impuestos

Bajar los impuestos, única manera de recuperar la confianza de los empresarios nacionales e internacionales, lo que generaría inversiones, trabajo y por ende mayor recaudación final en tributación, producto del lógico aumento del consumo interno.

 

  • Inversión

Cambiar la política de inversión en el mercado de capitales, los que se ven habitualmente afectados por las crisis internaciones, cada vez de mayor ocurrencia. Al menos 50% de esos fondos deben invertirse en el país, en la construcción de carreteras, viviendas y hospitales, con las ganancias lógicas y seguras para las AFPs que se ganen las respectivas licitaciones para su operación.

 

  • Codelco

Vender el 30% de Codelco en acciones en la Bolsa de Londres, dejando el 70% restante de propiedad del Estado. De inmediato tendríamos 60 mil millones de dólares, cifra que generaría importantes recursos, lo que permitiría destinar unos 10 mil millones de dólares para reactivas las regiones mineras y levantar las zonas afectadas por las últimas catástrofes.

 

  • Descentralización

Es imprescindible una descentralización real y efectiva para permitir el desarrollo de las regiones. Elección de Intendentes que tengan atribuciones, autonomía y autoridad suficiente para tomar decisiones en favor de su Región y no se transformen en simples receptores de las instrucciones que emanan desde Santiago

 

 

 

 

  • Incentivos tributarios

Beneficiar directamente a las zonas afectadas por catástrofes, especialmente el caso de los últimos incendios forestales. Incentivar de esta manera el traslado de empresas manufactureras, que darán trabajo a una zona muy afectada por la cesantía. Estos beneficios deben otorgarse a las empresas locales para que resulten competitivas

 

  • Fondos Regionales

Establecer un control estricto de la forma en que los CORE utilizan los Fondos Regionales. Hoy la mayor parte de los mismos son destinados a clientelismo político. Lo mismo vale para las Municipalidades, que dilapidan recursos fiscales en viajes que no reportan ninguna utilidad posterior a la comunidad

 

  • Contraloría

Necesita independencia y recursos. Con la nomenclatura actual no tienen personal suficiente para cumplir con las demandas que exige el país en cuanto a fiscalización. El fraude de Carabineros no se habría producido con un servicio contralor competente.

 

  • Minería

Es necesario tomar medidas para superar la situación crítica que afecta a las regiones mineras. Una alternativa es ampliar la Zona Franca Industrial, vigente para Tocopilla a todas las provincias del Norte Grande: Tarapacá, Arica y Parinacota, Antofagasta y Atacama

  • Guardias privados

Implementar en cada región cursos obligatorios para guardias privados de tal modo que cada región disponga de un contingente suficiente con conocimiento básico de las leyes del tránsito, lo que permitirá que desarrollen funciones que hoy ejecutan Carabineros, liberando a la policía universidad para otros menesteres. Tendrán una vestimenta de color uniforme para todo el país, solamente diferenciados por el escudo de la Municipalidad a la que pertenecen.

/gap