Luego de que la defensa chilena presentara los alegatos orales en su último día en la Corte Internacional de Justicia en La Haya, el Presidente Sebastián Piñera se dirigió al país desde el Palacio de La Moneda.

El Mandatario alertó a Bolivia que “debe aprender a no confundir aspiraciones con derechos” y que no permitirán que el país altiplánico “intente distorsionar la historia”.

“Bolivia no logró probar ninguno de los tres puntos que necesitaba probar en forma acumulativa para validar su pretensión. No probó que Chile contrajo una obligación vinculante de negociar; no probó que Chile violó dicha obligación; y no probó que está supuesta obligación exista hoy”,enfatizó el jefe de Estado.

En este sentido, el Presidente explicó que nuestro país ganó la Guerra del Pacífico y que dicho conflicto “no fue provocado por Chile como pretende Bolivia”.

Es así como también recordó que en 1904 ambos países firmaron el Tratado de Paz y Amistad que fijó los límites. “El tratado de 1904 fue válidamente celebrado, se encuentra plenamente vigente y debe ser estrictamente cumplido por los países que lo firmaron. Y, en consecuencia, no existen temas limítrofes pendientes“, puntualizó el jefe de Estado.

“Este presidente, al igual como lo han hecho mis antecesores (…) defenderá con firmeza y convicción nuestro territorio, nuestro mar y soberanía, y también cumplirá y hará cumplir el Tratado de 1904“, enfatizó Piñera.

El Presidente aprovechó de felicitar a la delegación chilena por “la claridad y firmeza de la defensa chilena, basada en los hechos históricos, el derecho internacional y el tratado de 1904”.

Luego de estas palabras, el Mandatario se dirigió nuevamente a La Moneda para sostener una videoconferencia con el canciller Roberto Ampuero y el agente Claudio Grossman para compartir impresiones de la última jornada y de lo que han sido estos días en la Corte Internacional de Justicia. 

/gap