El hijo de la ex presidenta Michelle Bachelet, Sebastián Dávalo, llegó bromeando y en medio de la reprobación del “hombre del cartel”, hasta el Juzgado de Garantía de Rancagua, donde se realizó la audiencia de formalización en su contra por el delito de estafa, en la arista del Caso Caval surgida a raíz de la querella interpuesta por el empresario Gonzalo Vial.

Tras varias horas de juicio, fue la petición de la defensa de Dávalos de considerar prescritos los posibles delitos se tomaron la discusión.

Sin embargo, el tribunal rechazó el sobreseimiento, acogiendo los argumentos de la fiscalía de la Región de O’Higgins, encabezado por el persecutor Emiliano Arias. Y de esta forma fue formalizado por el delito de estafa que acusó el empresario Gonzalo Vial.

De esta forma, el ex funcionario de La Moneda quedó con arraigo nacional y firma mensual mientras dure la investigación que se fijó para 90 días.

La decisión fue corroborada esta tarde, aplicándose también la negativa para la cautela de garantía pedida por la defensa de Natalia Compagnon.

Asimismo se rechazó la cautela de garantía pedida por la defensa de Natalia Compagnon.

ANTECEDENTES

El tribunal, en tanto, ya rechazó la solicitud de las defensas de Compagnon y Dávalos de inhabilidad en contra de los fiscales Emiliano Arias y Sergio Moya.

Los defensores habían argumentado que como sus representados se querellaron contra los persecutores por filtración y amenazas, no podían seguir viendo el caso.

Recientemente, en la causa madre del caso Caval, la Corte Suprema rechazó el recurso de queja presentado por la Fiscalía en contra de la decisión de la Corte de Apelaciones, por el sobreseimiento de Dávalos en dicha arista de la investigación.

Recientemente, en la causa madre del caso Caval, la Corte Suprema rechazó el recurso de queja presentado por la Fiscalía en contra de la decisión de la Corte de Apelaciones, por el sobreseimiento de Dávalos en dicha arista de la investigación.

/gap