Para atender oportunamente los inconvenientes que pudieran afectar al sistema de distribución eléctrica de algunas zonas de la Región Metropolitana, que cada año son víctimas de actos vandálicos con motivo de la conmemoración del “Día del Joven Combatiente”, Enel Distribución implementó un de plan de contingencia que considera aumentar recursos para atender eventuales emergencias, según explican en un comunicado.

Este plan de contingencia incluye una serie de medidas adicionales como monitoreo permanente de las redes eléctricas, a través de patrullas en las zonas históricamente conflictivas, el aumento de cuadrillas de terreno para la atención de emergencias y la implementación de acciones especiales de seguridad para mantener, en la medida que las condiciones lo permitan, la continuidad de suministro de los clientes.

Ante eventuales interrupciones de servicio, la empresa llamó a las personas a no intervenir la red eléctrica ni intentar reponer la energía por medios propios, de manera de evitar cualquier riesgo de electrocución.

De acuerdo a Enel, las zonas conflictivas que históricamente se han visto expuestas a interrupciones de servicio con motivo de la conmemoración del “Día del Joven Combatiente” son Avenida Grecia con Tobalaba, Villa Francia, población La Victoria, La Pincoya y Santa Rosa con Uruguay, entre otras.

La operación del Plan de Contingencia de Enel Distribución se encuentra coordinada con Carabineros de Chile, autoridades y los organismos de emergencia correspondientes.

En tanto, y por la seguridad del personal de Enel Distribución y de sus empresas colaboradoras, durante los eventuales disturbios que pudieran producirse las cuadrillas no podrán actuar en forma inmediata, producto que habitualmente son víctimas de agresiones por parte de los manifestantes.

La acción de las cuadrillas se iniciará inmediatamente después de terminados los hechos de violencia, por lo que se recomienda a las personas tener a mano linternas, pilas y velas.

Los equipos de emergencia de la Compañía siempre estarán en los alrededores de los lugares comprometidos esperando que se terminen los desmanes, para poder reparar y reponer el servicio a la brevedad posible.