“¡Vendepatria! ¡Chileno de mierda! ¡Chileno desgraciado! ¡Hablando mal de Bolivia y del señor Evo Morales! ¡Pendejo de mierda!”, gritaba exaltado un boliviano a uno de sus compatriotas que daba su opinión sobre los alegatos en La Haya al matinal Bienvenidos.

El particular momento se dio este miércoles. Leo Castillo, notero del programa, recorrió las calles de La Paz para saber la opinión de los bolivianos sobre las palabras de Evo Morales en contra de Chile.

Primero entrevistó a un hombre, identificado como Raúl, quien dio una visión respetuosa y sin exageraciones ante el reclamo altiplánico en la Corte Internacional.

“Ninguno de los dos Gobiernos tienen que mediatizar la demanda en La Haya. Tenemos que esperar que salga el fallo. Cuando salga el fallo, si es que sale a favor de Bolivia, nos sentaremos a negociar, pues, de buena fe. Pero si sale a favor de Chile, también nosotros tenemos que aceptar el fallo, porque hemos aceptado una demanda ante una Corte Internacional de Justicia y tenemos que aprender a respetar”, comentó el boliviano.

Luego agregó: “Todos los pueblos, todos los seres humanos tenemos que aprender a respetar los fallos de las cortes internacionales”

“Pero, ¿qué cree usted, señor Raúl? ¿Los bolivianos lo van a respetar? ¿Usted lo va a respetar? Pero el señor Evo Morales, ¿qué cree usted?”, consultó Castillo.

El ciudadano boliviano contestó: “Evo Morales es el presidente de Bolivia. Por lo tanto, es mi presidente. Quizás yo no pueda estar de acuerdo con él, pero yo tengo que respetarlo, porque es mi presidente. Y él está haciendo las cosas que sí la constitución boliviana le manda. La constitución boliviana es la que le mandó hacer la demanda. Entonces tengo que respetarlo. Pero si el fallo sale a favor de Chile, yo tengo que agarrar y respetar ese fallo. Y el presidente Evo Morales tiene que aprender a respetar, aunque es muy difícil, porque ni él mismo respeta la constitución que él mismo ha hecho”

“La mejor opinión”, “¿A qué se dedicará?”, se preguntaban en el estudio de Bienvenidos, sorprendidos por la sensatez de las respuestas del paceño, quien criticó sin miedo al mandatario boliviano.

“Él se victimiza. Eso es lo que me molesta a mí. Todas las veces que sale de mi país dice ‘me dicen ‘indio’, me dicen esto, me quieren matar’. Se victimiza. Él tiene que hacer política internacional. Tiene que hacer relaciones para que mejore Bolivia”, comentó Raúl.

Sin embargo, apareció otro boliviano que encaró con duros insultos a su compatriota por su opinión. Más tarde se identificó como Abraham Vega Morales. Así continuó el diálogo:

Abraham: “¡Vendepatria! ¡Chileno de mierda! ¡Chileno desgraciado! ¡Hablando mal de Bolivia y del señor Evo Morales! ¡Pendejo de mierda!”

Leo Castillo: “¿Cuál es su opinión?”

Abraham: “¡Bolivia es grande, económicamente poderoso, mierda! ¡A Bolivia se le respeta! ¡Y a Evo Morales lo vas a respetar! ¡Mierda, carajo! ¡Se vende para estos vendepatria, hablando mal de Bolivia!”

Castillo: “Solo estaba dando su opinión…”

Abraham: “¡Métanlo a la policía! ¡Es chileno este mierda! ¡Carajo! ¡Este chileno hablando mal de Bolivia”

Castillo: “Bueno, se ha complicado un poco la situación acá. Les quiero comentar que acá no tengo retorno. Ojalá me puedan llamar. Don Raúl estaba dando una opinión…”

Abraham: “¡Tenemos helicópteros, armamento moderno… ¡Tenemos para hacer frente a lo poderoso que dice ser Chile! ¡Chile no es nada sin petróleo y sin gas! ¡Bolivia lo tiene todo, todo, fortuna, gente, indígenas aymaras como yo que defienden a su patria! No joda, que usted (notero) tomó a un ignorante de mierda”

Castillo: “¿Podemos conversar? Nada más su sentir, con mucha tranquilidad. ¿Cuál es su nombre”

El hombre se relaja.

Abraham: “Yo soy el ingeniero Abraham Vega Morales”

Castillo: “Gusto saludarlo. Con todo respeto, desde Chile, nada más que conversar y hacer una entrevista en vivo y en directo. Preguntarle, ¿cuál es su sentir?”

Abraham: “Bueno, la verdad es que la política internacional acá está totalmente abajo. La política internacional de Bolivia ha sorprendido al mundo, a todos el mundo de Europa, Asia y, por qué no, todo el mundo en general. Pero le digo una cosa. Chile es un país corrupto. Todos sus gobernante han sido corruptos. No han enseñado a los niños que ha sido atacado el Gobierno en esa época y ha sido quitado territorio boliviano de la noche a la mañana por las tropas armadas chilenas influenciadas por Inglaterra, el imperio”

/gap