Colo Colo llegaba al clásico con la difícil misión de bajar a Universidad Católica, líder invicto del torneo, con seis triunfos consecutivos. El objetivo se preveía duro, principalmente por el orden táctico y un esquema casi sin errores que los cruzados habían mostrado en el torneo. Pero el triunfo finalmente quedó en casa, gracias a un penal de Jaime Valdés que le dio el 1-0 a los albos.

La jugada del gol fue discutida por los cruzados, pues afirman que jamás hubo mano de Ampuero, que finalmente fue cobrada por el asistente de Julio Bascuñán. Valdés anotó con remate rasante, que, de paso, permitió a los albos poner fin a la irregularidad mostrada en las últimas fechas.

Fotos | Mano de Ampuero y gol de Colo Colo

Pero más allá de la duda que genera el penal, los albos se quedaron con los tres puntos con justicia, pues fueron mejores durante los 90 minutos. El juego asociado, el orden defensivo y las mejores ocasiones marcaron una jornada en la que no sufrieron mayores riesgos. Solo un palo de Buonanotte en el primer tiempo despertó las dudas.

Jorge Valdivia y Jaime Valdés, la mejor figura, se adueñaron de las acciones y permitieron a su escuadra gozar de una jornada sin peligro, lejos de lo esperado. A ello se sumó el buen juego de Claudio Baeza, que logró el equilibrio del equipo de Pablo Guede.

Los cruzados, en tanto, no pudieron exigir a la última línea alba, transformando a Agustín Orión como un mero espectador de las acciones.

De esta forma, Colo Colo pone fin a la racha de los seis triunfos consecutivos de los cruzados, que le permite a Universidad de Chile ser el nuevo líder del torneo, gracias a su mejor diferencia de goles.

Ahora los albos buscarán extender el buen nivel en la Copa Libertadores, donde este jueves enfrentará a Delfín, también en el estadio Monumental.

Fotos | Colo Colo 1-0 U. Católica

/gap