Los planes de contingencia no tuvieron la respuesta esperada ante el retorno a Santiago de 4.400 mil automóviles por hora en la Ruta 68 por el término del feriado de Semana Santa. El elevado flujo vehicular en la vía que une Santiago con Valparaíso, considerado como “histórico” por las autoridades, generó atochamientos de hasta 7 km de extensión y molestia por parte de los conductores.

Entre las medidas que se habían considerado estaba que las cuatro vías de la carretera fueran exclusivas para quienes viajaban a la capital. Sin embargo, y según indicó el gobierno, fue la infraestructura la que no dio abasto.

Por ello, hoy el Ejecutivo anunció la creación de una mesa de trabajo, a la que se sumarán Carabineros y las concesionarias, para enfrentar los problemas de congestión vehicular que se genera en las carreteras de acceso a Santiago.

A la cabeza de esta instancia estarán los ministerios de Transporte y de Obras Públicas, y se trabajará en base a cuatro ejes. El primero será aumentar la capacidad de infraestructura del país, con mayores inversiones. El segundo estará enfocado en contar con nuevas formas de transporte, ya sea público o privado. El tercer enfoque implica una aplicación de mayor nivel de tecnología y el cuarto objetivo será contar con una ruta resiliente para todas las entradas de Santiago. Lo que buscará esta última medida es que si se llega a cortar la ruta principal, existan alternativas.

El subsecretario de OO.PP., Lucas Palacios, indicó que “estas 4 medidas también serán aplicadas en aquellas capitales regionales que están colapsadas”. Las conclusiones de la mesa, informó el MOP, serán entregadas en septiembre.

En tanto, Álvaro González, gerente de la empresa TVS y especialista en infraestructura, señaló que una alternativa para unir Santiago y Valparaíso de manera expedita es a través de un tren rápido, pues los estudios indican que hay niveles de saturación en las vías “insostenibles”.
TVS presentó el año pasado una propuesta de ferrocarril rápido que uniría estas regiones. También fue expuesto a las nuevas autoridades del gobierno y luego de ello debe recibir la venia de la Presidencia. Tras esa fase, se pueden comenzar los análisis de ingeniería y luego la construcción, que duraría cuatro años.

Peak de flujo vehicular

Carabineros informó que el mayor flujo de la Ruta 68 se produjo desde las 16.00. Según el Ministerio de Obras Públicas (MOP), a partir de esa hora comenzó el tránsito de 4.400 automóviles por hora. El subsecretario Palacios indicó que se trató del mayor flujo desde que se tiene registro.

La capacidad de la vía es de 2.600 vehículos y en los últimos fines de semana del verano, cuando hubo alto tránsito, se constató el paso de 3.600 vehículos por hora.
“Las medidas de gestión de tránsito son solamente para mitigar una situación que ya es demasiado frecuente: que nuestras carreteras no dan abasto. Se hace un esfuerzo, se adoptan medidas para aumentar la capacidad de las pistas, pero basta un pequeño accidente para que quede un colapso total”, dijo Palacios.

Por su parte, el subsecretario de Transportes, José Luis Domínguez, indicó que esta situación se da “producto de que en los últimos años no hubo inversión suficiente en nuestras carreteras, por lo tanto, es muy importante retomar el ritmo de inversión”.

Otra situación complicada se registró a la altura del peaje Lo Prado. Esto, debido a que dos buses quedaron atascados en la Cuesta Lo Prado -la vía que dispuso el MOP para transitar hacia la costa-, pues no pudieron doblar en las curvas, lo que provocó un extenso taco y finalmente debieron ser sacados por una grúa. “Estaba prohibido que los buses y camiones transitaban por esta cuesta y lo hicieron en forma indebida”, dijo Domínguez.

La cuesta no estaba habilitada para la circulación de ese tipo de máquinas de alto tonelaje, por lo que Carabineros había informado a la Federación Nacional de Buses (Fenabus) que no podían transitar por esa vía, sino que buscar opciones. Se informó que los conductores quedaron citados al Juzgado de Policía Local por no cumplir la norma, ya que les habían advertido que la alternativa para ir desde la capital hacia la costa era la Cuesta La Dormida.

Una situación similar se presentó en la Autopista del Sol, que tuvo el punto de mayor congestión en el peaje de Melipilla. En tanto, en Angostura no hubo atochamientos.

/gap