Carabineros defendió las labores realizadas durante el fin de semana largo de Semana Santa, luego de que la Ruta 68 registrara un “colapso histórico”.

Pese a los esfuerzos que habían anunciado las diferentes autoridades, los planes de contingencia aplicados no fueron suficientes para hacer frente a los 4.400 vehículos hora que retornaban a la Región Metropolitana durante la tarde de ayer domingo.

Como es habitual tras un fin de semana largo, Carabineros realizó un balance de lo acontecido, pero esta vez el foco no estuvo puesto en la cantidad de accidentes viales registrados, sino más bien en hacer frente a las críticas que se generaron.

El jefe de zona de Tránsito y Carreteras, general Jorge Valenzuela, indicó que si bien en ruta 68 se superó “ampliamente la capacidad” de las vías, esto ocurrió en ciertos horarios y no fue algo generalizado.

En ese sentido aseguró que “entienden” la molestia de la ciudadanía, pero que se debe comprender que las medidas dispuestas son de mitigación, pues “las medidas definitivas van asociadas a obras de infraestructura vial”.

En cuanto al despliegue de los funcionarios de la institución, Valenzuela hizo presente que este fue “adecuado” y que la situación se normalizó en torno a las 22 horas.

“Carabineros va a estar en la mayoría de los puntos conflictivos, críticos, pero en este caso también necesitamos la cooperación de la ciudadanía en el sentido de que respeten la señalización”, sostuvo el general.

Teniendo en cuenta que las soluciones definitivas podrían tardar, el uniformado reiteró el compromiso de la institución en la materia y pidió la colaboración de la ciudadanía.

/gap