El machi Celestino Córdova, único imputado por el caso Luchsinger Mackay y que está actualmente en prisión, ya cumplió 80 días en huelga de hambre, lo que le ha generado “un riesgo vital inminente”.

El médico tratante Nelson Reyes declaró que el machi “lleva 80 días sin alimentarse, lo que está produciendo a esta altura un riesgo vital inminente. Nosotros hemos advertido a las autoridades a través de un informe de la necesidad de buscar soluciones porque estamos frente a un deterioro avanzado”.

“Estamos hablando de un problema cardíaco y ahora un problema generalizado”, indicó el médico.

Frente a esta situación, organizaciones han pedido que instancias internacionales que interceda ante la justicia chilena en ayuda de Córdova.

Según el círculo cercano de Celestino Córdova, pide que se revise su situación, ya que sería víctima de un montaje, tal como lo sucedido en la Operación Huracán, pero a manos de la PDI.

/gap