¿Has notado que tiendes a acumular grasa en determinada parte de tu cuerpo? ¿Intentaste probar la dieta de tu mejor amiga y no funcionó? Aunque quizá lo has pasado por alto, no todas aumentamos de peso de la misma manera.

Si bien es cierto que nuestros hábitos influyen en la figura que tenemos, en ocasiones podemos tener más dificultades para adelgazar debido al tipo de cuerpo que heredamos de nuestros padres y antepasados.

El psicólogo estadounidense William Herbert Sheldon clasificó el cuerpo en tres tipos (somatipos): ectomorfo, mesomorfo y endomorfo.

Desde entonces, y de acuerdo con los datos de la Universidad de Houston (Estados Unidos), nutricionistas, entrenadores y médicos han tenido en cuenta esta información para diseñar planes de alimentación individualizados.

Así las cosas, identificar el tipo de cuerpo es una de las claves para lograr dietas exitosas y adaptadas a las necesidades de cada uno.

Cuerpo ectomorfo o “tipo tubo”

Plan día por día para adelgazar

Una de las características principales de este tipo de cuerpo es que es delgado. En este grupo se incluyen aquellas personas que tienen dificultades para ganar peso.

Es importante consultar al médico para descartar cualquier condición médica. Aunque, por lo general, el cuerpo es bajo en grasa, presenta dificultades para ganar masa muscular.

Lo ideal es que la dieta esté compuesta por:

  • Carbohidratos: 55%
  • Proteína: 25%
  • Grasa: 20%

Alimentos recomendados

Si perteneces a este grupo es importante que incluyas en tu dieta:

  • Legumbres
  • Carnes magras
  • Lácteos y huevos
  • Verduras y frutas (aguacate)
  • Frutos secos
  • Aceite de oliva
  • Cereales integrales

Ejercicio físico

Al hacer ejercicio físico, las personas ectomorfas deben hacer poca actividad cardiovascular y centrarse en movimientos de desarrollo muscular.

  • Los ejercicios con pesas o de alta exigencia física son idóneos para moldear la figura y aumentar medidas.

Cuerpo mesomorfo o “forma de manzana”

Ayuda-a-adelgazar

Las mujeres con cuerpo mesomorfo, también conocido como “cuerpo forma de manzana”, no necesariamente son obesas. Su inconveniente radica en que la grasa tiende a acumularse en la zona de la cintura.

Esta situación hace que, al aumentar de peso, se formen esos molestos “michelines” en la región abdominal. Además, debido a los malos hábitos dietarios, su vientre suele inflamarse con más facilidad.

La dieta ideal para las mujeres de esta categoría debería componerse de:

  • Carbohidratos: 40%
  • Proteínas: 30%
  • Grasas: 30%

Alimentos recomendados

Si perteneces a este grupo procura incluir en tu dieta:

  • Frutas y vegetales
  • Carnes magras
  • Lácteos bajos en grasa
  • Frutos secos y semillas
  • Cereales integrales y legumbres

Asimismo, debes evitar:

  • Comida chatarra o procesada
  • Refrescos o gaseosas
  • Frituras y enlatados
  • Harinas refinadas

Ejercicio físico

Se dice que los mesomorfos son “genéticamente afortunados” porque tienen más facilidad para moldear su figura.

Pese a esto, es fundamental complementar la dieta con ejercicio regular, puesto que, como toda persona, los músculos requieren trabajo y fortalecimiento.

  • Un entrenamiento que combine ejercicios cardiovasculares y de fuerza resulta idóneo.
  • También es saludable practicar disciplinas como el yoga o el pilates. Estos ayudan a mantener un peso adecuado y tonifican los músculos.

Endomorfo o “cuerpo tipo pera”

Adelgazar calorias

Los pertenecientes a esta categoría se caracterizan por tener un metabolismo lento. Son personas con tendencia a sufrir de sobrepeso, obesidad y otras dificultades metabólicas.

Debido a esto, lo aconsejable es disminuir el consumo de 200 a 500 calorías diarias con relación a la cantidad recomendada. Además, se debe limitar el consumo de sal, ya que es más frecuente tener problemas de retención de líquidos.

Alimentos recomendados

Si formas parte de este grupo procura incluir en tu día a día:

  • Grasas saludables, como el aceite de oliva y el aguacate
  • Frutas y vegetales ricos en agua
  • Cereales integrales
  • Carnes magras y pescados

Reduce al máximo y, en la medida de lo posible, evita:

  • Comida chatarra y procesados
  • Comida rica en sodio
  • Bebidas azucaradas o gaseosas
  • Dulces y productos de panadería

Ejercicio físico

Para complementar la alimentación, los endomorfos deben dedicar alrededor de 30 minutos diarios a ejercicios aeróbicos de ritmo moderado.

  • Caminar, trotar o andar en bicicleta son algunas de las actividades que resultan idóneas para ayudar a equilibrar el peso corporal.
  • Una vez se empiece a perder peso, lo apropiado es empezar a incluir ejercicios de fuerza, dos o tres veces a la semana.

No siempre es sencillo reconocer nuestro tipo de cuerpo, ya que muchas veces notamos características de dos o más somatipos. Sin embargo, en general, tenemos más tendencia a pertenecer a uno en específico.

¿Cuál es el tuyo? Si estás tratando de mejorar tu figura y peso, identifica a qué categoría perteneces y adapta tu alimentación a las necesidades correspondientes.

/psg