El Ejecutivo se presentó este martes en la Comisión de Gobierno Interior de la Cámara de Diputados para dar a conocer los principales aspectos que tendrá el proyecto de ley de migración que ingresará al Congreso durante los próximos días.

En la instancia estuvieron presentes el ministro del Interior, Andrés Chadwick; el subsecretario, Rodrigo Ubilla, y el jefe del Departamento de Extranjería y Migración (DEM), Álvaro Bellolio. Durante la instancia, las autoridades aseguraron que a junio de 2017 en Chile habitaban 961 mil inmigrantes, de los cuales, indicaron, entre 250 mil y 300 mil permanecerían de forma irregular.

De acuerdo al Ejecutivo, esto representaría el 5,5% de la población que habita el territorio nacional. Acto seguido, el subsecretario Ubilla indicó a la comisión que “asumimos que esta cifra en la actualidad superó el millón de personas”.

La estimación se obtuvo gracias a las cifras de la PDI, que calcula ingresos y salidas de foráneos, complementadas con las cifras manejadas por el Departamento de Extranjería y Migración.

“Son estimaciones que se hacen en virtud de los informes de la policía y el DEM. El aumento ha sido muy considerable en los últimos años”, indicó el ministro Chadwick.

El último número oficial sobre cantidad de migrantes fue entregado en marzo de 2017 por el otrora jefe del DEM Rodrigo Sandoval, quien calculaba este número en cerca de 600 mil personas. Pero más allá de las estimaciones, el subsecretario Ubilla aseguró que a mediados de este año, y una vez se conozcan los resultados finales del Censo 2017, se tendrán números más precisos y actualizados sobre el fenómeno migratorio que vive Chile.

Para Eduardo Cardoza, secretario ejecutivo del Movimiento de Acción Migrante, la cifra “es posible, dado que está creciendo la migración, pero no tenemos los datos para saber si es así o no, si él (Ubilla) lo dice, supongo que debe ser cierto”.

En tanto, Rodrigo Sandoval manifestó que “con el sistema actual no existe la posibilidad de descartar o afirmar una cifra, dado que los sistemas de registro no conversan entre sí (entradas y salidas de la PDI, como la base de datos de migración) y así no se puede definir el saldo migratorio. Sin embargo, no es descartable esa cantidad (más del millón)”.

Según las estadísticas que fueron entregadas por el Ejecutivo, entre 2014 y 2017 el número de inmigrantes se incrementó en un 232%, pasando de 416.082 a los 966.363 comunicados este martes . Por nacionalidad, la que tuvo el mayor aumento fue la haitiana, que pasó de 1.649 a 73.098 en este periodo. Esto significa un alza del 4.433%.

La mayor colonia continúa siendo la peruana, que en 2017 alcanzaba los 249.389 inmigrantes.

Nueva ley de migración

Durante su presentación, el gobierno confirmó el ingreso de una indicación sustitutiva al proyecto de ley presentado por el Presidente Piñera durante 2013. Asimismo, indicaron que el texto considerará algunos de los aspectos que estaban incluidos en la iniciativa que la ex Presidenta Bachelet presentó en 2017. Entre estos, se encuentran la no criminalización del inmigrante, la instauración del debido proceso en materia sancionatoria y el respeto y promoción de los derechos humanos del migrante.

“La indicación recoge materias que son propias del proyecto del Presidente Piñera, que ha sido la base de este nuevo proyecto, más algunos aspectos que hemos considerado que son válidos del proyecto de la Presidenta Bachelet. Como algunos principios inspiradores, la no criminalización del tema de las migraciones, que nos parece un tema importante de poder incorporar”, explicó Chadwick.

De acuerdo a lo expuesto, el gobierno impulsará vía ley que los extranjeros que trabajen de forma dependiente en Chile puedan trabajar sin trámite. Además, se pretende asegurar los derechos laborales de las personas, incluso si se encuentran en situación de irregularidad. En este sentido, la propuesta considera permitir que todo extranjero pueda trabajar en la administración pública “sin excepción”.

Consultado sobre la regularización extraordinaria anunciada por un grupo de diputados oficialistas tras una reunión con el subsecretaría Ubilla, Chadwick aseveró que “el Presidente va a explicar lo que el proyecto de ley en términos concretos plantea”.

En materia sancionatoria, la iniciativa del Ejecutivo pretende eliminar las sanciones penales por faltas migratorias e incorporará un recurso judicial contra la expulsión, a través de la Corte de Apelaciones. La deportación de menores es otro aspecto que se prohíbe, a la vez que se crea la figura del retorno asistido de niños y adolescentes.

La creación de institucionalidad a cargo del tema migratorio es un aspecto que diferencia a la actual indicación de los proyectos de 2013 y 2017. La propuesta busca crear el Servicio Nacional de Migración. Esta nueva institución sería el órgano ejecutor de las decisiones ministeriales, además de estar a cargo de la tramitación de visados y todo tipo de procedimiento administrativo y sanciones.

Críticas de la oposición

Desde la oposición se cuestionó que el gobierno no diera a conocer el proyecto de migración en su totalidad ni se anunciara una fecha exacta para su ingreso al Congreso. En opinión de la presidenta de la Comisión de Gobierno Interior, diputada Daniella Cicardini (PS), “no se entiende la estrategia del gobierno en materia legislativa. Esta es una iniciativa que tiene urgencia simple, fue un anunciada con bombos y platillos, pero resulta que la simple urgencia se termina el 12 de abril y tendremos que renovarla, en algo que ni siquiera el Ejecutivo tiene claro, dado que no saben cuándo presentarán el proyecto”.

/gap