Como cada año, la marca Watts Chile creó un calendario para regalar a sus clientes industriales. La versión 2018 incluía fotografías de modelos con poca ropa y en posiciones sugerentes en un contexto de cocina, donde mostraban ciertos productos de la marca. 

Ante eso, distintas organizaciones feministas criticaron la publicidad, calificándola de sexista. “Periodistas, publicistas y profesionales de la comunicación también deben aportar una mirada crítica a la publicidad sexista, responsabilidad de marcas y consumidores, y papel de políticas corporativas de los medios. Watts es publicidad sexista”, apuntó El Mostrador Braga la organización Mujeres en el Medio.

Aún más enfática fue Carola Moya, directora de Asociación de Consumidores Sustentables de Chile: “Es preocupante que al año 208, Watts siga creyendo que hipersexualizar a las mujeres y cosificarlas en una publicidad, como parte de un regalo corporativo, sea una buena idea”.

Desde la empresa decidieron desistir del regalo y bajaron el video de la sesión de fotos. Según dijeron, Watts “había decidido, a fines del año pasado, terminar con este tradicional calendario destinado al público de clientes industriales, ya que estimaron que se había cumplido su ciclo y, por ende, cambiar su línea editorial más acorde a los tiempos actuales”.

Este fue el making off que molestó a distintas organizaciones feministas y que eliminaron de su página web:

Julia Fernández, una de las modelos del calendario, se mostró molesta tras esta decisión. “Estoy cansada de la mujer machista, moralista y envidiosa que trata de ser correcta y sólo termina cagando más aún (…) Están locas. ¿Y para vender ropa? ¿Y para vender lencería? Es mi cuerpo y yo hago con él lo que me dé la gana. Me encanta ser sensual, me encanta sacarme fotos así”, escribió en sus redes.

/gap