En el papel se veía como una de las llaves más parejas de los cuartos de final de la Champions porque los dos equipos se conocían muy bien. Pero de parejo no hubo nada. El Liverpool arrasó al Manchester City, que tuvo a Claudio Bravo en la banca, y con un sensacional primer tiempo goleó 3-0 en Anfield dando un gran paso hacia las semifinales del torneo.

Media hora le bastó al equipo local para arrollar al cuadro que tiene todo para ser campeón en Inglaterra. Fuera de todo pronóstico, los “Reds” brindaron 30 minutos brillantes y suficientes para abrochar la victoria. Cuando los pupilos de Pep Guardiola dominaban vino el primer golpe. A los 11′ Mohamed Salah aprovechó los errores defensivos del visitante y con un potente remate puso el 1-0. El elenco ciudadano no bajó los brazos y siguió con el control de las acciones.

Sin embargo, a los 20′ llegó otro balde de agua fría con un golazo de Alex Oxlade-Chamberlain desde fuera del área. Ese fue un golpe duro, tan duro que el City perdió toda su habitual intensidad y le entregó el partido al Liverpool, que lo aprovechó marcando el 3-0 a los 30′ gracias a Sadio Mane y un excelente cabezazo.

El segundo tiempo el City trató de encontrar algún descuento, pero las jugadas que se crearon no fueron aprovechadas y el Liverpool cerró muy bien sus líneas, impidiendo que los de Guardiola alcanzarán a anotar. Espectacular triunfo de los dirigidos de Jurgen Klopp, que quedan con la primera y gran opción de pasar a semifinales.

Por Ignacio Soto Bascuñán