Para las 20 horas de este jueves estaba programada una reunión entre un grupo de diputados de la UDI con el ministro de la Segpres, Gonzalo Blumel.

La cita se realizaría en casa de la diputada María José Hoffmann, quien es parte de la denominada disidencia a la mesa que preside Jacqueline van Rysselberghe.

El encuentro, sin embargo, no se concretó. Desde la UDI aseguran que el anuncio del encuentro -donde también estaban invitados otros miembros de la disidencia como Jaime Bellolio y Guillermo Ramírez, además de otros diputados como Patricio Melero, Issa Kort y Juan Antonio Coloma Álamos-, alertó a la timonel del partido, quien se comunicó con el ministro del Interior, Andrés Chadwick, para reclamar por una reunión que podía ser entendida como un gesto de La Moneda hacia los opositores a su gestión.

/gap